El dark night es una tendencia que representa la antítesis de la mayoría de los ambientes a los que estamos acostumbrados, en los que predomina la claridad, el color blanco, los espacios abiertos, los materiales naturales, las sensaciones de calma... Pero se trata de una cuestión de preferencias y, aunque mínimas, también las hay por ese otro interiorismo, más oscuro y tenebroso.

El que no sabe verle su encanto, lo definirá como demasiado sombrío, hasta el punto de interferir en el bienestar de los espacios, pero nada más lejos de la realidad. Hay que reconocer que lo oscuro en decoración es complicado de usar y gestionar, pero el resultado es realmente espectacular.

El dark night está protagonizado por colores oscuros como el negro, el azul marino, el verde vino, el burdeos intenso… tanto en el entorno de paredes y suelos, como en los muebles y accesorios decorativos. Las connotaciones son de suma elegancia y distinción, de lujo. Son, en definitiva, ambientes con mucha clase.

Al mismo tiempo proporcionan ese halo de misterio, con ciertos tintes dramáticos que conducen a una teatralidad que acaba atrapándote. Y ahí juega un papel importante la selección de piezas, como espejos, cuadros y obras de arte, y los textiles de los cortinajes o del tapizado de los muebles. Los materiales y los colores influyen mucho para acertar con las combinaciones, buscando potenciar los contrastes.

Sin olvidar la iluminación para crear magníficos rincones de luces y sombras, ya sea con la luz natural como con las lámparas, y mejor si son de líneas escultóricas.

No hay estancia que se resista a la tendencia dark night, incluyendo baños y cocinas. Obviamente, la única excepción podría ser los espacios infantiles. Pero incluso hasta los recibidores –la primera impresión de cualquier casa– y pasillos resultan muy interesantes estéticamente con esta envolvente cromática.

Es importante destacar el efecto que ésta causa, especialmente en lo que a la sensación de amplitud se refiere. Y aunque parezca una contradicción con un color oscuro, no lo es, ya que precisamente lo que hace es difuminar los extremos de la estancia proyectándolos hacia el infinito y, de ahí, que parezca más grande gracias a esa sensación de profundidad.
 

Foto: Pinterest Abigail Ahern
1/13

Foto: Pinterest Abigail Ahern

Foto: Pinterest Abigail Ahern
2/13

Foto: Pinterest Abigail Ahern

Foto: Pinterest Casa Haus (© Foto the uncommon law)
3/13

Foto: Pinterest Casa Haus (© Foto the uncommon law)

Foto: Pinterest Chat realty
4/13

Foto: Pinterest Chat realty

Foto: Pinterest Decoesfera
5/13

Foto: Pinterest Decoesfera

Foto: Pinterest Design Sponge (© Photography by Nadia Singleton)
6/13

Foto: Pinterest Design Sponge (© Photography by Nadia Singleton)

Foto: Pinterest Etxekodeco (© Graham Atkins Hughes para Heart Home)
7/13

Foto: Pinterest Etxekodeco (© Graham Atkins Hughes para Heart Home)

Foto: Pinterest Etxekodeco
8/13

Foto: Pinterest Etxekodeco

Foto: Pinterest Lerkenfeldt
9/13

Foto: Pinterest Lerkenfeldt

Foto: Pinterest Brvtalisme
10/13

Foto: Pinterest Brvtalisme

Foto: Pinterest Futura Home Decorating
11/13

Foto: Pinterest Futura Home Decorating

Foto: Pinterest Mad about the house
12/13

Foto: Pinterest Mad about the house

Foto: Pinterest Amber Interior Design
13/13

Foto: Pinterest Amber Interior Design