El suelo de microcemento es higiénico, no tiene juntas y posee una gran resistencia. Así es este suelo que destaca por su facilidad de limpieza, su atractiva estética y sus múltiples posibilidades decorativas.

El microcemento forma parte de los materiales de construcción que se emplean a la hora de reformar los suelos de toda la casa. Sencillo y rápido de instalar, presenta numerosas y variadas ventajas que justifican su importante demanda hoy en día. Y es que si bien hace unos años se utilizaba casi exclusivamente en locales comerciales e industriales, ya hace un tiempo que dio el gran salto a las viviendas domésticas, donde parece que tiene previsto quedarse. Con un espesor de, tan solo, 1-2 mm, el microcemento genera espectaculares superficies continuas que proporcionan profundidad y amplitud a los espacios, al tiempo que encaja a la perfección en todo tipo de ambientes (como industrial, contemporáneo, clásico o rústico), gracias a su amplio abanico de acabados: brillo, mate y satinado. Igualmente, destaca por su elevada resistencia al tránsito, a las rayadas y a los rayos ultravioleta (UV), al tiempo que se trata de un material resistente a la humedad e impermeable, por lo que se puede instalar sin problema en el suelo del cuarto de baño, dando forma también a lavabos, platos de ducha o bañeras. No obstante, en estas zonas de aguas se incluye además un acabado impermeabilizante especial para evitar la aparición de hongos, así como un acabado antideslizante que asegure la máxima seguridad a los usuarios.

Diversidad de estilos

El microcemento está disponible en numerosos colores, ya que además de las paletas estándar, pueden crearse nuevas tonalidades utilizando los sistemas tintométricos tradicionales. Estas se pueden incluso combinar en una misma estancia. ¿El resultado? Ambientes únicos y 100% personalizados. Asimismo, combina muy bien con otros materiales, como madera, piedra natural o acero, y tiene una cálida pisada.

Mínima dedicación

Al carecer de juntas de unión, el microcemento es muy higiénico y fácil de limpiar. Para mantener su aspecto original es suficiente con fregarlo con agua y un jabón neutro. Y para renovar la capa de protección del pavimento, basta con aplicarle regularmente ceras.

¿Qué es el microcemento?

El microcemento es un material alisado, cementicio y polimérico, que posee una gran adherencia sobre múltiples superficies, como yeso, gres, baldosas cerámicas, mármol, metal, vidrio, placas de cemento o Pladur. ¡Incluso sobre suelos radiantes! Y, además de ser una excelente opción para dar forma al pavimento de toda la casa, también se puede utilizar como efectivo revestimiento. Es decir, que resulta igual de válido para renovar superficies verticales y horizontales, muebles, escaleras y platos de ducha incluidos. Y se puede usar sin problema en el interior y el exterior de la vivienda. Asimismo, se trata de un material ligero y flexible, que no precisa de juntas de dilatación.

Cosas que debes saber

Es ideal en reformas. Al poderse instalar sobre prácticamente cualquier tipo de pavimento anterior, la aplicación del microcemento es rápida y sencilla, sin escombros, lo que hace que no sea necesario solicitar una licencia de obras y abarata notablemente los costes finales de la reforma.

No se puede instalar sobre suelos de madera. Sin embargo, no todos los suelos previos son susceptibles de aplicar microcemento por encima. Es el caso del parqué y los pavimentos de madera, pues la abertura de sus juntas podría provocar fisuras en él.

¿Cuánto se tarda en instalarlo? Por lo general, el tiempo medio de aplicación de este tipo de suelo oscila entre 3 y 5 días, dependiendo también de los metros de la vivienda.

No implica esperas. El tiempo de secado del microcemento es rápido, por lo que 24 horas después de instalarlo ya se puede pisar. Se recomienda no obstante esperar un poco más para colocar de nuevo los muebles: lo ideal son 7 días.

Cómo hacerlo

  • Es imprescindible que la instalación la realice mano de obra especializada dadas las cualidades del producto y la dificultad de nivelación previa del suelo.
  • El microcemento se aplica sobre cualquier superficie con la ayuda de una llana de acero o de goma.
  • Al fraguar queda liso y brillante, por lo que no es preciso utilizar máquinas pulidoras.

Escalera microcemento

6 Claves para acertar con el microcemento por la Directora General de D-Diseño Madrid, Marian Clusellas

Para lograr espacios exclusivos y vanguardistas, el microcemento es una solución perfecta. Aporta continuidad y unas reminiscencias industriales muy interesantes, además de prestaciones de lo más funcionales. En el mercado hay dos tipos de microcemento: Microcemento y Baxab.

1. Rapidez

Recurrir al microcemento garantiza un resultado visible en 3 o 4 días, que es el tiempo que suele durar la instalación. En el caso de los pavimentos, incluso se pueden transitar pasadas 24 horas. Hay que tener en cuenta, además, que se trata de un trabajo muy limpio, que no genera escombros y para el que no es necesario solicitar ningún tipo de licencia de obra. La renovación de espacios con microcemento es, por lo tanto, de lo más rápida, lo que permite ahorrar tiempo y dinero. No obstante, hay que tener en cuenta que la superficie a trabajar debe ser firme y estar bien fijada.

2. Practicidad y modernidad

La aplicación del microcemento es totalmente artesanal y, además, el hecho de que las capas alcancen un grosor de tan solo 2 mm hace que se pueda revestir con él cualquier superficie horizontal o vertical, interior o exterior. El resultado: espectaculares superficies sin juntas (e impermeables) que otorgan amplitud y durabilidad.

3. Fácil mantenimiento

El microcemento solo exige un lavado a base de agua y jabón neutro. Periódicamente, además, se recomienda aplicar ceras autobrillo diluidas en agua para renovar con el residuo acrílico que desprenden la capa de protección del pavimento.

4. Flexibilidad y adherencia

Suelos, paredes, techos, escaleras, muebles de obra o DM. Cualquier superficie y material es bueno para aplicar Microcemento y Baxab, ambos materiales que presentan una gran flexibilidad y un excepcional poder de adherencia.

5. Dureza y resistencia al rayado

Son los dos factores que diferencia ambos productos. Así, mientras que Microcemento responde de un modo muy similar a una madera natural, Baxab es tan duro y resistente como un pavimento cerámico, por lo que es una solución perfecta para superficies de alto tránsito.

6. Confortabilidad

Manteniendo una temperatura media estable, el Microcemento es tan cálido como el parqué, ofreciendo una sensación de lo más agradable en contacto con el suelo.

Guia Reformas 2019