El mundo del diseño y de la decoración está en continuo cambio, constantemente se reinventa recuperando diseños y materiales anticuados para darles nuevos usos y un aire renovado. Tanto es así que en los últimos años hemos recuperado materiales como el mármol, el cobre y el mimbre como base para la fabricación de muebles y objetos con diseños bastante alejados de los que en los años 60 y 70 decoraban la casa de nuestros padres o abuelos.

Ideas decoración con terrazo (cocina)

Fotografía: Play Associates para Dzek

Hoy es el turno del terrazo, este material compuesto por una mezcla de mármol, piedras naturales y pigmentos, vuelve con fuerzas renovadas para convertirse en uno de los materiales estrella de las últimas ferias de diseño internacionales. En las últimas ediciones del Salone del Mobile de Milán o el Maison & Objet de París firmas como Norman Copenhagen o Dzek –con su proyecto Marmoreal- han presentado asombrosas colecciones de objetos y mobiliario realizado con terrazo de altísima calidad.

Sus ventajas son muchas: es un material de alta durabilidad, mucha resistencia a la humedad y a los productos de limpieza, fácil mantenimiento y lo mejor, muy económico.

La mezcla de mármol, piedras naturales aglomerado con cemento y pigmentado de forma natural, crea composiciones sigulares y sorprendentes en función de la disposición de las piedras. Esto es precisamente lo que hace única a cada pieza y ha contribuido a que los diseñadores y firmas más reconocidos lo escojan como material predilecto para diseñar sus nuevas colecciones de mobiliario.

Ideas decoración terrazo (mobiliario)

Fotografía: Anthropologie

El terrazo, que en su origen se usaba únicamente para vestir suelos, ahora reaparece cubriendo encimeras de baños y cocinas, revistiendo bañeras y duchas, luciendo en mesas y lámparas con diseños contemporáneos. El diseño de interiores actual lo ha escogido como un elemento más de la casa intengrandolo con la decoración más moderna.

Lo último es utilizar el estampado típico del terrazo para decorar cojines, papel pintado, cuadernos o bisutería. Y aunque todavía hoy nos cueste desvincularlo de la decoración de antaño, en unos años sabremos valorar todo el potencial de este material tan versátil. La fiebre por el terrazo no acaba más que empezar.