Este año, el despacho de Sara Folch ha celebrado su 25 aniversario y con más de cien obras, esta trayectoria avala su trabajo, una de las interioristas más reputadas de España.

Desde sus inicios, le mueve una pasión por crear espacios únicos que atiendan a las necesidades, gustos y aspiraciones de sus clientes, porque ella misma afirma: “cada cliente es único y cada proyecto, también”.

Esta filosofía le ha permitido acometer con éxito una gran variedad de diseños, desde la concepción de un restaurante de lujo para el hotel Arts de Barcelona, hasta la ampliación de una villa de 1.000m2 en París, pasando por la construcción de un complejo de negocios de 15 mil metros cuadrados.

Sara Folch Interior Design cuenta con un gran equipo de colaboradores para presentarse como un estudio multidisciplinar que ofrece un servicio integral para abarcar todas las fases del proyecto, desde el concepto a la ejecución y entrega de llaves.

Técnicos, arquitectos, ingenieros, diseñadores y artesanos aportan su excelencia para crear, bajo la dirección del estudio, un espacio exclusivo a la medida de cada cliente.

 

Hoy hablamos con ella sobre decoración, Navidad y el 2019:

¿Una deco navideña que incorporar este año en casa?

Mi nueva colección de mantelería que presentaremos en las próximas semanas con delicados detalles, llenos de sofisticación, para vestir la mesa.

¿Una deco navideña a desterrar?

Los disfraces para los animales, 

¿Un proyecto soñado para este 2019?

Cumplir mis mil y un sueños.

¿Una tendencia a destacar este 2019?

Recuperar la artesanía, el trabajo bien hecho y de gran valor individual, mezclándolo con la tecnología.

¿Un buen propósito deco para este 2019?

Un espacio efímero de una marca en particular que dé la vuelta al mundo, adaptándose a cada lugar.

¿Un producto destacado/icónico que te encante?

La chaiselongue le corbusier. Es la primera pieza que me compré para mi casa que, con elementos individuales, ha creado una pieza única con diferentes posiciones adaptándose a cada momento del día y visualmente es como una escultura.

Si fueras un elemento deco… ¿cuál serías?

Una obra de arte porque siempre es admirada y criticada a partes iguales, Cuenta con un espacio propio y perdura en el tiempo.

Si fueras una estancia de tu hogar… ¿cuál serías? 

La terraza, como lugar de reunión familiar, de disfrute personal atemporal, en cualquier día del año puedes leer, disfrutar de cenas con amigos y familiares, una buena película bajo una celosía o sentándonos cerca de una chimenea de exterior con una copa de vino.