Adaptar el espacio al nuevo concepto de baño implica una serie de mejoras que trasformarán por completo el ambiente, convirtiéndolo en una estancia práctica y cómoda, así como en un oasis de bienestar. No importa si son baños pequeños o más grandes, estos consejos son aplicables a todo tipo de aseos.

El cuarto de baño se reforma cada diez años, aproximadamente, por lo que antes de acometer la obra conviene analizar las necesidades personales – que pueden haber cambiado con el tiempo-, así como la estética que se desea conseguir. De ello dependerán un buen número de decisiones, como si se prescinde del bidé, la cantidad de armarios, etc. Y a esto hay que sumar que estos espacios ya no son solo de aseo diario, sino que se han convertido en auténticos oasis de bienestar. Un cambio de concepción que implica variaciones importantes a nivel de distribución y equipamiento (sobre todo si se trata de aseos pequeños). Por ejemplo, hoy en día se apuesta por crear áreas bien delimitadas, lo que resulta muy útil en baños compartidos y en los que se integran el dormitorio principal de la vivienda. Además, y siempre que sea posible, se recomienda situar la zona de cortesía frente al acceso de la estancia, aislando la ducha y los sanitarios en sendas cabinas independientes. También priman la comodidad y la funcionalidad – lo que ha supuesto un auge de elementos versátiles -, así como el ahorro de agua.

Al servicio del relax

El espíritu práctico del ambiente y el deseo de que se trate del lugar ideal donde reponer energías al final de la jornada laboral, ha multiplicado la demanda de columnas y bañeras de hidromasaje, así como de completos conjuntos de ducha y rociadores XL. Y no es de extrañar, pues estas piezas permiten disfrutar en casa de los sanos beneficios de la hidroterapia. Las columnas, por ejemplo, son perfectas para masajear determinadas partes del cuerpo – sobre todo la zona lumbar y cervical -, y se instalan fácilmente pues solo deben adaptarse a las vías de la grifería existente. Lo mismo ocurre con los conjuntos de ducha y los rociadores – que incrementan su tamaño disminuyendo su grosor -, disponibles con diferentes tipos de salidas de agua: chorros suaves y tonificantes. En cuanto a los platos de ducha, destacar que cada vez más gente opta por instalarse uno en su casa – el cambio de bañera a ducha ya no requiere obras y se realiza en menos de un día de trabajo – y que se han multiplicado las opciones en cuanto a color y tamaños gracias a la opción e corte a medida. Así mismo, ganan adeptos los diseños que se enrasan en el pavimento.

Calidez asegurada

La reforma del baño también es un excelente momento para plantearse colocar un radiador-toallero o bien instalar un suelo radiante. De la misma forma, escoger unos buenos azulejos de baño, es garantía de belleza y sensación de comodidad y confort en el aseo.

reforma baño

Cosas a tener en cuenta

  • La reforma será más rápida y económica si no hay que modificar las bajantes existentes. Y recuerda que aislar acústicamente las tuberías reducirá mucho su ruido.
  • Las piezas versátiles son un “must” en cualquier baño, como las que aglutinan lavamanos, bajolavabo y toallero en un único elemento. Los muebles volados y abiertos marcan tendencia.
  • Existen griferías que cuidan del medio ambiente. Los monomandos con limitador caudal que no implican pérdida de confort para el usuario y los mezcladores que se abren siempre en agua fría contribuyendo al ahorro hídrico, al igual que los termostatos de ducha y bañera.
  • Para lograr el estilo deseado (contemporáneo, rústico, campestre…) hay que prestar especial atención a la elección de los materiales, el mobiliario y demás elementos, así como a sus tonalidades. Con blancos y neutros el éxito está asegurado.
  • La iluminación más adecuada para cada zona, es un punto importante. Más allá de una iluminación general, el baño debe contar con apliques en el área del tocador o bien con un espejo con iluminación integrada.
  • Los lavabos más actuales incorporan lavamanos de porcelana sanitaria, resinas y piedra natural, pero también acero vitrificado, vidrio, madera o cobre.
  • Poder ver y tocar los diferentes elementos que integran el baño, permite determinar las calidades de los mismo y comprobar como quedarán todos juntos.
  • Hay que tener en cuenta posibles desniveles de los muros a la hora de instalar elementos de obra como unas hornacinas con luz propia.

Planificar la reforma del baño

Para que la reforma de tu baño sea un éxito te recomendamos seguir estos breves pasos, así te asegurarás que no se te escapa nada y que lo tienes todo listo para empezar a reformar el aseo.

  1. El punto de partida es valorar las necesidades de la familia: ducha o bañera, un lavabo o dos, número de armarios…
  2. Contratar un equipo de profesionales y poner una fecha final.
  3. Establecer un presupuesto es esencial para ahorrarte sorpresas inesperadas.
  4. Estudiar la distribución.
  5. Decidir el estilo que se desea y dónde poner los puntos de luz.
  6. Escoger los materiales óptimos para el pavimento y los muros, como los azulejos de baño.
  7. Elegir mobiliario, sanitarios, grifos, ducha o bañera y mampara.

¿Cuánto cuesta reformar un baño?

De media, el precio de reformar por completo un baño de unos 5m2 es de 7500€. ¿Cómo se divide este importe? Demolición e instalaciones (1200€), suelos porcelánicos y paredes cerámicas (1800€), inodoro, bidé, lavamanos, ducha y mampara (2500€), yeso (300€), encimera (300€), mobiliario (800€) y griferías (600€).