No había otra opción que derribar todos los tabiques posibles que compartimentaban varias estancias a lo largo del pasillo y redistribuir los espacios para adecuarlos a las necesidades de sus nuevos propietarios. Este piso situado en la zona alta de Barcelona ahora luce un cambio radical, incluso en aquellas partes que no se ven, como las estructuras originales que también debieron reforzarse.

Una reforma integral ha sido capaz de transformar un viejo piso barcelonés en una vivienda amplia y luminosa gracias al trabajo de Dröm Living.