El blanco protagoniza un dormitorio en el que, tras una completa reforma y un buen trabajo de decoración, se ha conseguido instalar un baño y una zona de vestidor ganando espacio al pasillo y a un rincón en desuso. Firma el proyecto la interiorista Noelia Villalba.

“Esta vivienda tenía los metros que una pareja necesita”, apunta la interiorista Noelia Villalba, artífice del proyecto de reforma e interiorismo de este magnífico dormitorio en suite. Los requisitos eran sencillos: tres dormitorios, dos baños, zonas de almacenaje y una decoración de estética nórdica con toques industriales, pero, sobre todo, muy funcional. Uno de esos dormitorios, el principal, es el protagonista de estas páginas. Aquí, Noelia se enfrentó a los elementos estructurales para darle una nueva forma y uso. Para ello, decidió ampliar el espacio, corriendo el tabique a los pies de la cama y ganando metros para la habitación. Eliminó la puerta de acceso y la retiró uno metros, dando paso a un pasillo que funciona como vestidor. También derribó el tabique lateral que separaba el dormitorio de un espacio sin mucho uso e integró el metraje en la estancia para crear un cómodo baño con plato de ducha. Una puerta corredera lo independiza del dormitorio.

Hecha la organización del espacio, para la decoración, Noelia Villalba se decantó por tonos claros, neutros y relajados. Así, diseñó un suelo de madera natural, se decantó por techos, paredes y mobiliario en blanco puro y solo se permitió un toque de color con el papel pintado del cabecero y los apliques que lo decoran. En el baño siguió la misma línea, apostando por el blanco y la ligereza y dando protagonismo a un pavimento en gris antracita. Aquí destaca el mueble bajo lavabo, con un original escalón que permite un mayor aprovechamiento de la superficie del espacio. Todo un acierto.

Plano (antes)
Carla Reyes
1/6

Plano (antes)

Distribución antes de la reforma. El dormitorio y el baño reformados se encuentran en el extremo derecho del plano.

Plano (después)
Carla Reyes
2/6

Plano (después)

Distribución después de la reforma. El dormitorio y el baño reformados se encuentran en el extremo derecho del plano.

Dormitorio (antes)
Carla Reyes
3/6

Dormitorio (antes)

El espacio para el dormitorio era adecuado aunque pequeño. La luz natural debía potenciarse y permitir que circulara e inundara la estancia. Era necesaria una reforma para incorporar un baño y una zona de almacenaje.

Dormitorio (después)
Carla Reyes
4/6

Dormitorio (después)

Se mejoró la zona del ventanal, inundando de luz natural toda la estancia. Se corrió el tabique a los pies de la cama para ampliar el dormitorio y poder crear un pasillo que funcionara como vestidor. También había que ampliar el lateral para incluir la zona de aseo.

Baño (antes)
Carla Reyes
5/6

Baño (antes)

El viejo baño había quedado obsoleto y se hacía necesaria la instalación de uno nuevo con todas las prestaciones para una zona de aseo en el dormitorio; sin embargo, el espacio no permitía incluir todo lo deseado.

 

Baño (después)
Carla Reyes
6/6

Baño (después)

El nuevo baño se ubica en un espacio ampliado y ganado al dormitorio. Se elimina la puerta de acceso desde la otra estancia y se cierra aquí un rincón para colocar el plato de ducha; esto facilita una correcta distribución del espacio. Se instala una puerta corredera para independizar el baño del dormitorio. Destaca el suelo en un gris antracita, que aporta la nota elegante, y el mueble bajolavabo de forma irregular para optimizar la superficie del baño.