Todo es nuevo ahora en esta casa del madrileño barrio de Salamanca, donde la interiorista Alejandra Pombo llevó a cabo una reforma integral para reformular una caja impecable y vestirla con una decoración elegantísima y taylored fit.

“El resultado es un apartamento que, sin perder el aire señorial, apuesta por la modernidad y reformula los espacios tradicionales” afirma Alejandra Pombo, Arquitecta e interiorista.

Cuando la arquitecta de interiores Alejandra Pombo visitó por primera vez el piso que sus clientes acababan de comprar en la calle Castelló, en pleno corazón del barrio de Salamanca, se encontró con la clásica distribución de las casas del señorial distrito madrileño: un larguísimo pasillo y muchas habitaciones compartimentadas. “Tiramos todo el interior con el fin de adaptar los espacios a las necesidades de los nuevos propietarios”, recuerda quien, con su equipo, se encargó no solo de darle una nueva distribución –más moderna y funcional– a la vivienda, sino de decorarla hasta el último detalle, diseñando a medida asientos, mesas, lámparas, cabeceros, un tocador y hasta lavabos y encimeras, que comparten una elegancia contenida y una callada armonía. Fiel a su ideario profesional, Pombo trabajó concienzudamente los volúmenes, proyectó una iluminación tan sutil como efectiva, y jugó con texturas naturales y colores neutros, todos ellos elementos comunes en sus trabajos. “Diseño soluciones únicas, con el objetivo de conseguir ambientes agradables, funcionales y cómodos”, insiste la interiorista madrileña, que el año que viene cumple una década al frente de su propio estudio. Quizá el mejor ejemplo sea el múltiple salón, dividido en dos zonas de estar bien diferenciadas (por el diseño de sus techos, su iluminación y texturas), más un atípico comedor que cuenta con dos mesas redondas independientes. A pesar de que los tres espacios están unidos en una única sala diáfana y luminosísima, la sensación de tener tres ambientes es total. Otro de los alardes de Pombo está en el dormitorio principal, que se llevó gran parte del espacio de la zona posterior de la casa integrando el cuarto de baño para que tuviera luz natural y un vestidor entre ambos, que aprovecha parte del antiguo pasillo. El resultado es un apartamento que, sin haber perdido el aire señorial de la zona en la que se ubica, apuesta por la modernidad y reformula los espacios tradicionales, tan sofisticado como, al tiempo, práctico. Y, sobre todo, pensado para ser vivido.

Distribuir el juego

¿Quieres sacarle el máximo partido a tu casa nueva? Independientemente de los metros cuadrados que tenga, el hecho de que su planta sea o no regular, o la luz con la que cuente cada zona de la misma, la distribución es la piedra angular de todo proyecto. Aprovechar al máximo el espacio debe ser el objetivo principal, concretado en la búsqueda de una circulación fluida entre la zona social –es decir, la sala de estar, el comedor y la cocina– y la privada, donde se hallan los dormitorios y sus baños. ¿Cómo conseguirlo? Espacios bien ‘zonificados’ (trata de crear varios ambientes en una misma estancia) y amueblados con piezas ligeras y multifunción de dimensiones perfectamente calculadas, a ser posible en tonos suaves y claros. Y un truco final: apuesta en grandes superficies –como pavimentos o encimeras de cocina o baño–, muebles auxiliares y detalles decorativos por materiales como el mármol, el latón o el terciopelo.

 

Amplio salón
1/9

Amplio salón

Papel con textura de piel, de Casamance con una alfombra gris de lana comprada en India.

Sofá a medida tapizado con tela de Casamance, chaise longue en tejido geométrico de Ybarra & Serret, sillas con terciopelos de Pedro Ros y mesa de centro diseñados por Alejandra Pombo. La separación entre el hall y el primer ambiente del salón está marcada por una pieza de madera de uno de los viajes de los dueños.

Foto: Belén Imaz

Salón dividido en dos zonas
2/9

Salón dividido en dos zonas

Salón dividido en dos zonas de estar bien diferenciadas, a la izquierda, butacas y mesa de centro, de Becara; sofá a medida tapizado en tela de Pedro Ros y velador en hierro lacado, diseñados por el estudio de Alejandra Pombo.

El techo se decoró con candileja y molduras que simulan escayola, de Orac Decor.

Foto: Belén Imaz

Comedor com mesas redondas
3/9

Comedor com mesas redondas

Mesas redondas independientes con base cilíndrica lacada, pie de latón y sobre redondo de piedra de Campaspero, lámparas de techo en latón y sillas de hierro tapizadas en terciopelo verde y tela de espiga de Ybarra & Serret, proyectadas por la interiorista.

Foto: Belén Imaz

 

Cocina equipada
4/9

Cocina equipada

Cocina diseñada en colaboración con el Estudio Neuhaus ad hoc y ejecutada por este último. Encimera de Dekton by Cosentino. Estantería de roble de Alejandra Pombo.

Foto: Belén Imaz

 

Dormitorio con piezas a medida
5/9

Dormitorio con piezas a medida

La moqueta y el cabecero tapizado en ante, diseño de la interiorista, aportan una inmediata sensación de calidez. Las mesillas y las lámparas de cuerno son también de Alejandra Pombo.

Foto: Belén Imaz

 

Baño completo y tocador en blanco
6/9

Baño completo y tocador en blanco

Lavamanos y encimera en piedra de Campaspero, espejos circulares en latón, mueble tocador a medida y a juego con el lavabo de Alejandra Pombo, aplique IC, de Michael Anastassiades para Flos, en Años luz Proyectos e Iluminación de Vanguardia, y, al fondo, bañera diseñada por Philippe Starck.

Foto: Belén Imaz

 

Dormitorio tapizado
7/9

Dormitorio tapizado

El tapizado de la pared de la habitación, cabecero incluido, contribuye a reforzar la sensación de fluidez.

Foto: Belén Imaz

 

Vestidor y pasillo
8/9

Vestidor y pasillo

Parte del antiguo pasillo da lugar a un vestidor, fajeado con piedra y con muebles de laca negra. Magia cotidiana.

Foto: Belén Imaz

Estantería multifuncional
9/9

Estantería multifuncional

Estantería de cocina que sirve tanto para ordenar y almacenar como para distinguir y comunicar.

Foto: Belén Imaz