Si tienes claro que vas a pintar una pared de un color diferente y más llamativo, has de saber que para el resto deberás optar por un tono más suave, casi neutro; puede ser directamente el blanco o bien ese mismo color que has elegido pero en menor intensidad, en una gama mucho más suave con lo que se asemejará a un degradado.

Para la elección del color de esa pared no vale cualquiera, has de buscar siempre cierta armonía y relación con el ambiente. Esto significa que ese color ha de combinarse con los textiles, con algún mueble, un cuadro…, en definitiva, con cualquier otro elemento de la estancia. Y, al igual que ocurre en la cocina, el gris y el blanco forman un buen tándem.

Lo que se busca con esta opción de pintar solo una pared es animar el ambiente, romper con la monotonía de un mismo color para todas y aportar cierto dinamismo visual al espacio e incluso divertido, si se quiere, con un acabado de rayas o de efecto pizarra.
 

Pintar una pared de otro color Pinterest Casa Haus

Fotografía:  Casa Haus

 

Sensaciones de una pared pintada

Si el espacio tiene luz natural, estás de suerte si quieres optar por un color oscuro y emular la tendencia Dark night, pero si no es el caso, quítatelo de la cabeza porque lo único que conseguirás es incrementar la sensación de estancia cerrada y lúgubre aunque estemos hablando solo de una pared.

Bien es cierto que los profesionales recomiendan el uso de un color oscuro cuando lo que pretendemos en crear el efecto de profundidad, por ejemplo, en un pasillo. Si lo haces con la pared del fondo, parecerá que éste se proyecte más allá de donde está realmente. Y esto sirve para cualquier estancia de la casa.

 

Pintar una pared de otro color © Lisa Petrole


Fotografía: © Lisa Petrole 

También debes saber que si la estancia tiene una superficie alargada o irregular, el hecho de pintar una de las paredes de otro color hará que equilibres el espacio visualmente.

Para diferenciar ambientes

Otra de las razones por las que se opta por pintar solo una pared en una estancia es para diferenciar ambientes dentro de la misma. Puede ser la zona del escritorio dentro del salón o la de la cocina, si ésta está abierta al comedor.
 

Pintar una pared de otro color Pinterest Inspira Hogar

Fotografía: Inspira Hogar

 

O sencillamente se hace para enmarcar una determinada parte de la estancia. En los salones es muy habitual elegir la pared en la que descansa el sofá y en los dormitorios, donde está el cabecero de la cama. Son recursos que buscan delimitar una parte del espacio y acaparar las miradas.


Pintar una pared de otro color Pinterest Decordots (photo ©Martin Solyst)

Fotografía: Decordots por ©Martin Solyst

Sirve para todas las estancias

Puede decirse que cualquier estancia de la casa es susceptible de pintar solo una de sus paredes para buscar cualquiera de estos efectos. Eso sí, hay que tener en cuenta los usos, ya que en los baños ha de ser una pintura especial antihumedad.
 

Pintar una pared de otro color Pinterest WTwonen

Fotografía: WTwonen

 

Afortunadamente la pintura en las paredes es un recurso fácil de sustituir o de modificar si lo comparamos con un revestimiento, ya sea cerámico, de madera, de piedra o de papel pintado. Se pinta con el nuevo color encima y ya está –rebajando previamente el viejo tono si éste es muy llamativo–.