Pintar tu casa no es fácil aunque pueda parecerlo. La pintura es una reforma sencilla y rápida de realizar. Además, puedes hacerla tú misma. Acertar en su elección es clave para mejorar la habitabilidad de la casa y sentirnos más cómodos en ella.

Una casa bien pintada es mucho más que eso: es una vivienda con personalidad, con una decoración que se ha calculado previamente para hacerla más acogedora, elegante, y para crear un interesante juego de luces. La pintura es capaz de muchas cosas: una pared puede parecer más grande, mas ancha, más alta o más luminosa gracias a su color. Si quieres pintar una estancia de un color en concreto, pero te apetece combinar tonos para que no quede todo demasiado igual, puedes optar por usar 3 tonos de una misma gama. ¿Cómo hacerlo? Diluye en un mismo color (el dominante) en agua con una proporción del 60-30-10%. Otra opción es, partiendo del círculo cromático, combinar dos colores complementarios.

Cada estancia es diferente y eso importa a la hora de pintar la habitación

Escoger bien el tipo de pintura es importante, porque hay muchas variedades con diferentes propiedades. Por ejemplo, la pintura plástica – la más utilizada – posee propiedades ignífugas y antimoho, así que es ideal para la cocina o el baño, y para las estancias con más humedad que otras. La pintura antimanchas también está indicada para la cocina, los pasillos o zonas en las que haya más movimiento, ya que es resistente al roce y se limpia fácilmente. Por otro lado, la pintura antiácaros es ideal para casas en las que haya una mascota.

pintar pared

¿Qué es la pintura?

La pintura tiene múltiples funciones que van más allá de dar un nuevo aire al hogar. Pintar es a su vez proteger las superficies de las manchas, la abrasión y la humedad, así como evitar la oxidación y la degradación de las mismas. Pintar la casa proporciona bienestar gracias a que se ve más cuidada, confortable y limpia, Además, los muebles lucen más cuando las paredes están limpias.

Consejos

  • Pintar a conjunto las vigas y las paredes laterales de un mismo color potenciarán la altura de las estancia.
  • Infórmate bien sobre todos los tipos de pinturas que existen, ya que las más nuevas incluyen prestaciones extra. Algunas son lavables, de una sola copa de aplicación o incluso antialérgicas.
  • Combina los colores de tu casa con el resto de materiales. Los tonos neutros son ideales para coordinar con maderas y materiales naturales. Los cálidos son perfectos para contrastar con mobiliario de colores vivos.
  • Los colores que reflejan la luz resultan ideales para darles vida, alegría y calidez a cualquier estancia.
  • Pintar los muebles también es una muy buena opción para darles una segunda vida. Hay múltiples opciones para pintar muebles y objetos. Existen esprays especializados pero también te recomendamos la Chalk Paint.

pintar chalk paint

Ponte manos a la obra

Para pintar una estancia o la casa entera debes prepararlo todo antes y tenerlo todo bajo control para que sea mucho más fácil, por eso te proponemos una forma de tenerlo todo bajo control.

  1. Escoge el tipo de pintura: es importante elegir bien, ya que poseen propiedades distintas para cada espacio: la pintura lavable es ideal para la cocina; la antimanchas para el pasillo etc. Los expertos pueden asesorarte para que compres el productos adecuado. Cabe destacar la pintura ecológica, que además de ser respetuosa con el medio ambiente, evita condensaciones, mohos y grietas. También es importante saber que existen pinturas para alérgicos, asmáticos u otras afecciones.
  2. Cantidad de pintura: hay que saber qué cantidad de pintura necesitarás. Aproximadamente, 1 litro de pintura cubre unos 10m2 de pared, teniendo en cuenta que las paredes rugosas absorben un 50% más de pintura que las lisas. Infórmate también sobre si necesitarás una imprimación selladora.
  3. El color: para espacios pequeños se aconsejan colores neutros y claros. En las estancias más amplias puedes pintar una pared de un color vivo en combinación con otros más suaves.

Una vez tienes todo esto pensado solo debes tener en cuenta otras cosas que pueden entorpecer la reforma de tus paredes, así que antes de ponerte la mono de pintor recuerda:

  • Vacía al máximo la habitación o estancia a pintar.
  • Prepara la superficie.
  • Protege los marcos, zócalos y apliques de luz con cinta.
  • Retira los escombros.
  • Protege el mobiliario (si hay).
  • Rellena las grietas con masilla.
  • Repara los agujeros.
  • Aplica fijador si es necesario.
  • Lija los imperfectos.
  • Repara humedades y quita gotelé (si los hay)
  • Procede a pintar.

¿Cuánto cuesta pintar la casa?

Aunque dependa de muchos factores, el presupuesto medio de un piso estándar (de unos 75m2) – con dos habitaciones, un salón, un pasillo, una cocina, y un baño (de los que solo hay que pintar los techos) y cuyos techos no sobrepasan los 3m de alto y las paredes están en buen estado- oscila entre 620 y 950€.