El parquet es una de las opciones más demandadas en la actualidad a la hora de transformar los ambientes de toda la casa. Razones, no le falta: natural, atemporal y de gran belleza.

La naturalidad y calidez que proporciona el parquet de madera son dos de sus señas de identidad más destacadas. Sin olvidar que, gracias a las numerosas variedades existentes y a sus distintos formatos, acabados y sistemas de instalación, encajan en todo tipo de ambientes sin importar su estilo decorativo, ni sus dimensiones. Sin embargo, antes de escoger este pavimento es preciso tener bien claro el uso que se le va a dar y el resultado que se desea obtener.

Tipos de parqué

Dentro de este grupo se encuentran las tarimas macizas, el parqué multicapa y los chapados. Compuestas por tablas de madera de gran espesor, las primeras son las más caras si bien también son las más duraderas, ya que admiten múltiples pulidos y barnizados a lo largo de los años. Por lo general, ya vienen barnizadas. Por su parte, y como su propio nombre indica, el parqué multicapa se distingue por incluir varias capas de madera encolada en su composición, siendo la superior – que debe tener más de 2,5 mm–, la que determina su vida útil o, lo que es lo mismo, el número de restauraciones que admite. Por último, los chapados permiten redecorar la vivienda por un módico precio, si bien no se pueden lijar. No obstante, gracias a los nuevos tratamientos y a unos cuidados específicos, pueden llegar a superar los 20 años.

Sistema de instalación

Más allá del encolado –válido tanto para la tarima maciza como para el multicapa y caracterizado por ir pegado directamente al suelo–, se encuentra el flotante. A diferencia del primero, que ya casi no se utiliza, este es el más empleado hoy en día. Le sobran los motivos: se puede colocar directamente sobre el suelo antiguo siempre que esté plano y, sino, será necesario aplicar una pasta niveladora. Además, se apoya sobre una base de espuma de poliuretano que actúa como eficaz aislante. Otros tipos de instalación son de rastreles –sobre los que se apoyan las lamas de madera y en cuyo hueco se puede colocar aislamiento acústico y térmico–, los que emplean adhesivos o clavos y el famoso sistema clic. También conocido como machihembrado, además de por su fácil instalación se distingue porque se puede pisar justo después de ponerlo. En cuanto al color de la madera, y después de años de hegemonía del roble, la oferta se amplía y los tonos blanqueados, grisáceos y ceniza marcan tendencia.

Suelos laminados

A pesar de que su apariencia es de madera, lo cierto es que se trata de paneles de fibra de alta densidad, sobre los que se fija una hoja de papel decorativo y varias capas de resina. Entre las principales ventajas de este tipo de suelos destacan su facilidad de instalación gracias al sistema click, su económico precio (es más barato que la madera natural) y su alta resistencia a los impactos, las rayas y el desgaste. Además, algunos son resistentes al agua. Sin olvidar que son inalterables a la luz solar, que reproducen de forma realista tanto el aspecto como el tacto de la madera natural y que resultan fáciles de mantener. Por contra, no pueden repararse, por lo que habría que cambiar la plancha completa en caso de ser necesario.

Cosas que debes saber

El grosor de la lama marca su calidad. El grosor de las lamas, que por lo general se sitúa entre los 8 y los 15 mm, es el que determina aspectos tan importantes como la durabilidad, la resistencia y el mejor comportamiento acústico ante la pisada.

Hay distintas formas d colocación. Entre los principales sistemas de colocación del parqué se encuentran los de junta regular (de largos iguales), los de junta libre (las tablas son de largos desiguales), en damero (prácticamente en desuso) y en espiga (las lamas de madera se colocan perpendicularmente entre sí).

Hay que proteger estos suelos dela humedad. Los suelos de madera natural son muy sensibles a la acción del agua, por lo que en estancias como el cuarto de baño es mejor colocar suelos laminados con un revestimiento 100% resistente a la humedad.

Son pavimentos fáciles de mantener. Para mantener limpios los suelos de madera tan solo es necesario pasar, de forma regular, una mopa para retirar los excesos de polvo y suciedad que pudieran acumularse en su superficie. Y recuerda que a la hora de fregarlos lo mejor es recurrir a agua caliente y vinagre, aunque es importante seguir siempre los consejos facilitados por el fabricante.

Cómo hacerlo

  • Una vez aplicada la capa de barniz sobre el parqué es preciso dejar secar la superficie un mínimo de 24 horas antes de pisarlo y de 48 antes de poder colocar de nuevo los muebles.
  • Los rodapiés son los encargados de cubrir las juntas de dilatación entre el suelo y la pared y deben ser de, al menos, 10 mm.

¿Cuánto cuesta?

Los precios de la tarima maciza dependen de la madera elegida. Estos son algunos orientativos, sin instalación: roble (67€/m2); cerezo (76€/m2); ipé (52€/m2); arce (81€/m2); sucupira (45€/m2); nogal (122€/m2); wengué (70€/m2); jatoba (42€/m2); e iroco (49€/m2).

Suelo de parquet oscuro

Las 5 claves para acertar del Jefe de Producto de Suelos en Leroy Merlin España, Miguel Bañuls

Con diseños para todos los gustos, los suelos de madera ofrecen interesantes funciones decorativas. Además, son cálidos y perfectos para unificar ambientes, ampliando visualmente el espacio de cada estancia. Pueden ser de madera maciza o sintéticos, y esto es todo lo que debes saber para acertar con su elección.

1. Elige el tono acorde con tu hogar

El color es el primer factor a tener en cuenta. Puedes decantarte por tonalidades naturales o más rojizas, pero también por colores de tendencia como el blanco o el gris. Los diseños más claros sirven para ganar espacio y luz, de la misma forma que las lamas orientadas hacia la fuente lumínica generan mayor sensación de amplitud. Por el contrario, los suelos oscuros transmiten calidez y resultan más acogedores, siendo ideales para estancias grandes. En cuanto a acabados, los hay en brillo, mate o satinado.

2. Decide el formato adecuado

Las últimas tendencias, tanto en maderas macizas como en laminados, apuestan por los formatos de lama más largos. Son ideales para espacios diáfanos en los que se unen, por ejemplo, el salón y la cocina. Otra tendencia es el gusto por lo artesanal. Las nuevas tecnologías permiten fabricar suelos que recrean maderas en bruto, muy naturales y nudosas.

3. Adapta la elección al uso del suelo

En laminados deberás elegir un modelo capaz de resistir al desgaste, en función de si es moderado, intenso o muy intenso. Valóralo teniendo en cuenta las actividades que se lleven a cabo en cada estancia y ten en cuenta que si tienes calefacción radiante, ya sea de agua como eléctrica, el suelo debe ser compatible con estos sistemas.

4. Si te interesa la madera maciza…

Ten en cuenta que es menos económica, pero de gran calidad. No hay grados de resistencia, sino distintas calidades de barnizado y durezas. Aunque sea más delicada que un laminado, la madera maciza se puede reparar cada cierto tiempo para que dure toda la vida, y ofrece un gran confort, calidez y autenticidad.

5. Para una buena base aislante

Aislamiento acústico contra pasos: en los suelos laminados, las pisadas suelen producir ruidos conocidos como ‘eco de pasos’. Este sonido, no obstante, se puede minimizar con la base aislante sobre la que se instala el suelo. Así, una adecuada será capaz de absorber este eco y reducirlo a la mitad de su nivel acústico. Aislamiento acústico en estancias inferiores: al caminar sobre un suelo laminado o de madera ser produce un efecto parecido al anterior en las estancias inferiores, que también se puede reducir sin problemas utilizando una buena base. Nivelación de irregularidades en el suelo: para evitar que queden huecos entre el suelo y la superficie sobre la que se instala, se recomienda usar una base que sea capaz de salvar irregularidades aisladas. Capa de protección frente a humedad: los suelos laminados y de madera son sensibles a la humedad. Por eso, disponer de una buena base puede evitar que el suelo resulte dañado y mejore su rendimiento en zonas de gran humedad.

Guia Reformas 2019