Los papeles pintados son la forma más sencilla de renovación de una pared en casa. Por si fuera poco, están viviendo un “revival” sin igual, desde los motivos clásicos hasta murales digitalizados. El papel es el rey.

El papel pintado, al igual que la pintura es una de las mejores soluciones a la hora de trasformar a los ambientes de la casa. Se trata de una reforma fácil, económica y rápida. Si te decantas por esta opción, debes conocer previamente el tipo de papel que necesitas, cómo colocarlo y el efecto visual a conseguir.

¿Qué es el papel pintado?

El papel pintado procede de Oriente y empezó a llegar a Europa en el siglo XVII. Hoy en día, es una opción sencilla y decorativa para el revestimiento de las paredes de la casa. Sus posibilidades, acabados y motivos son infinitos.

Tipos de papel

Este material ofrece un sinfín de posibilidades decorativas, permitiendo trasladar los colores y las texturas a toda la casa. Por lo que se refiere a materiales, calidades y prestaciones, debes saber que hay varios tipos de papeles que a grandes rasgos son estos:

  • Tejido-no tejido (TNT). Tiene una composición de celulosa con fibras textiles. Es el papel más fácil de fijar en la pared, ya que se aplica el adhesivo directamente en ella y se coloca el papel encima, sin necesidad de tiempo de secado. Suelen ser resistentes al agua, lo cual los hace perfectos para baños o cocinas.
  • Papel con base no tejida. Un papel pintado de color blanco que, una vez instalado, puede pintarse.
  • Vinílicos. Son papeles con una capa de vinilo que los hace impermeables y muy lavables. Son perfectos en estancias de mucho uso, incluso la cocina o el baño. Se pueden arrancar en seco y también son muy fáciles de colocar.

Cantidad de papel

Una vez elegido el tipo de papel a instalar, hay que calcular la cantidad necesaria de rollos. Para empezar, debes saber que la medida estándar de un rollo de papel pintado es de 0,53 x 10 m; y debes conocer las medidas de la pared o paredes sobre las que lo quieres poner. Deber tomar las medidas de la pared, desde el suelo hasta el techo y de lado a lado. Además, debes tener en cuenta el papel rapport del papel: es la medida del patrón o cada cuántos centímetros se repite el dibujo. Una vez colocada la primera tira en la pared, las siguientes tendrán que desplazarse en vertical hasta que encaje el dibujo, con una merma en cada tira.

papel pintado

 

Murales personalizados

Paisajes, propuestas étnicas… todo es posible con los nuevos formatos en impresión digital. Los nuevos murales personalizados permiten diseños a nuestra medida. Para instalarlos hay que seguir el mismo sistema que con los papeles corrientes.

Cosas que debes tener en cuenta

  • Si eliges papeles con motivos, ten en cuenta el rapport y la merma del mismo en cada tira que vayas adheriendo a la pared.
  • El papel pintado debe instalarse siempre sobre paredes pintadas o imprimadas. De esta forma el poro queda tapado y el papel se adhiere más fácilmente.
  • Lee bien las instrucciones de aplicación del papel, ya que si no la pasta adhesiva está mucho o poco tiempo, pueden generarse burbujas de aire y afear el resultado final.
  • En la cocina, baños, espacios infantiles o de mucho uso, decántate por papel vinílico (con una capa PVP o PUR), ya que son muy resistentes al desgaste y pueden lavarse sin estropearse.
  • Con la pared ya empapelada, es aconsejable pasar un trapo húmedo por toda la superficie. De esta forma, se eliminan los restos de cola y se mejora el acabado del producto.
  • Utiliza los calculadores online que tienen casi todas las empresas de diseño y comercialización de papeles pintados. Es la forma de acertar en la cantidad de papel y lograr un acabado perfecto.
  • Los nuevos motivos evocan paisajes, materiales y estilos para todos los gustos. A menudo hay una colección textil a juego.

5 trucos

  1. Generalmente, hay que repasar la pared con masilla y lija para igualarla antes de aplicar el papel. Actualmente hay papeles con relieve para evitar este paso.
  2. Ten en cuenta que en papeles con dibujo, tienes que cortar el papel hasta hacerlo coincidir.
  3. Dobla el papel para encolarlo.
  4. Si aplicas la cola directamente en la pared, hazlo de una forma más fluida que sobre el papel.
  5. También puedes ayudarte de una plomada para que la lámina de papel que recta.