De un tiempo a esta parte hemos comprobado como la mayoría de personas se han volcado en la idea de mantener sus casas en orden y, sobre todo, que han decidido quedarse solo con aquellas posesiones imprescindibles y se han deshecho de todo lo accesorio. Es más, si tomamos como referencia las directrices de gurús del orden como Marie Kondo, iremos un paso más allá y solo nos quedaremos en nuestro hogar con aquellos objetos que nos provoquen alegría, suena bien, ¿verdad?

Pues bien, para cumplir con esta tarea con éxito en esta época del año entra en nuestras vidas el concepto de Spring cleaning y es que, como dice la propia Kondo, no te das cuenta de todo lo que puedes llegar a acumular hasta que te toca ordenar. De ahí que el primer paso sea organizar, tirar y guardar todos nuestros objetos. Una vez realizado este paso podremos pasar al segundo nivel que consiste en prevenir la situación y crear un ambiente en nuestro hogar en el que reine la paz y la organización. ¿Cómo? Toma nota de estos trucos.

1. Orden en todos los sentidos

Es importante en el armario de la ropa, en las estanterías repletas de libros y en las vitrinas de las cocinas. Todo debe estar en su lugar y las superficies y muebles despejados. Esto es clave, del mismo modo que lo es que también tu mente esté despejada y tranquila. Tómatelo como un ritual –música incluida– verás que ordenar deja de ser una tediosa tarea para ser casi terapéutico.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Estas piezas vienen con ‘efecto’ de fábrica #estilo #industrial

Una publicación compartida de Maisons du Monde España (@maisonsdumonde_es) el

 

2. Ordena distinto

Otra de las lecciones que hemos aprendido de Marie Kondo, es que lo mejor es ordenar en base a tipologías de objetos. Por norma general solemos hacerlo por estancias, pero de este modo lo que hacemos es asignar distintos puntos de orden duplicando el almacenamiento, y eso no es efectivo, ni tampoco nos ayuda a encontrar las cosas.

 

 

3. El armario

La ropa es uno de los focos de orden más importantes de toda la casa y por eso Marie Kondo nos sugiere que empecemos por él nuestro proyecto de orden. Debes tener en mente que vas a desprenderte de cosas. Lo mismo que con los libros, el segundo paso. No repetiremos eso de que solo se pueden acumular 30, guarda los que creas, lo que necesites para presumir de estantería. Pero esto no se aplica a los papeles. Guardarlos es innecesario, deshazte de ellos.

 

 

4. Conserva lo que te hace feliz

Para algunas personas serán muchas cosas, para otras, un puñadito. “La clave es trabajar para identificar aquello que verdaderamente produce dicha, y para la mayoría de la gente no es fácil. Pero es la mejor manera de asegurarnos de que vivimos con aquello que nos satisface. Y en la cantidad justa”.

 

 

5. Almacenamiento vertical

Cuando reduzcamos la cantidad nos daremos cuenta de que es mucho más fácil de encontrar lo que buscamos y quedará más aireado cuando esté ordenado de forma vertical. Esto no significa que haya que apilar formando torres, al contrario. Es simplemente una forma distinta de doblar las prendas.