La reforma de la cocina tiene lugar cada 10 o 12 años, de media, por lo que antes de acometerla es necesario tener bien claras las necesidades básicas, lo que resultará de gran ayuda a la hora de elegir el mobiliario, los materiales, la iluminación y los electrodomésticos. Existen algunas claves básicas para hacer que la reforma sea lo más práctica posible y que el resultado sea perfecto.

¿Qué debes tener en cuenta?

Si las cañerías tienen 15 años o más habrá que cambiarlas durante la reforma, al igual que será necesario renovar la instalación eléctrica, si muestra alguna señal de alarma o supera los 20 años de vida útil. Otro aspecto importante cuando te decidas en hacer las obras para cambiar tu cocina es que la personalización es la clave del éxito en cualquier cocina. De este modo se puede dar respuesta a las necesidades específicas de cada usuario

Pedro González, director de Producto de OB Cocinas, explica que todo el mundo desea disfrutar de una cocina cómoda, eficiente y a la medida de sus necesidades. Pero, ¿cómo lograrlo? Adaptándola al espacio y a las posibles limitaciones arquitectónicas del mismo, sin dejar de lado los requerimientos personales. Para ello será necesario crear un “triángulo de trabajo” perfecto. Es decir, un circuito mínimo de movimientos que facilite las labores diarias y reduzca los desplazamientos. Pero también será preciso elegir electrodomésticos que permitan ahorrar agua, gas y electricidad, así como contar con una gran capacidad de almacenaje, una amplia superficie de trabajo y, si se desea, un comedor de diario.

Aquí tienes algunas claves para que  puedas inspirarte y animarte a realizar la reforma de tu cocina.

Cocina completa amplia y cómoda
1/6

Cocina completa amplia y cómoda

Analizar la forma de la planta, así como la ubicación de los elementos estructurales, es clave para decidir la mejor disposición del equipamiento –en línea o en paralelo, en L o en U, con isla o península, como en este ambiente, de OB Cocinas– y para disfrutar de un cómodo espacio de trabajo, que simplifique las tareas diarias y reduzca los desplazamientos.

 

Fregadero con accesorios
2/6

Fregadero con accesorios

Se imponen los fregaderos de un solo seno con múltiples accesorios y los monomando que reducen el consumo energético –como el modelo Blanco Candor, de Blanco, en Dake–. A su vez, a las placas de gas, cristal-gas, vitrocerámica, inducción, inducción total y modulares, y a las campanas de pared, isla, superficie y techo, se suman las placas con campana integrada.

Pared antimoho
3/6

Pared antimoho

La pintura antimoho, el PVC –como este, de Grosfillex–, los sintéticos y los paneles de vidrio son ideales para alicatar los muros de la cocina, mientras que la piedra sinterizada, los laminados, los materiales de construcción y el corcho dan forma al pavimento. El gres porcelánico, los vinílicos y la piedra natural desempeñan ambas funciones.

 

Electrodomésticos a conjunto
4/6

Electrodomésticos a conjunto

Los electrodomésticos sorprenden por sus elevadas prestaciones y porque reducen la factura del agua, el gas y la luz siempre que dispongan de etiqueta anergética A, A+, A++ o A+++, como este combi, de Miele.

Cocina-comedor
5/6

Cocina-comedor

Instalar una zona de comidas informales en la cocina tiene grandes ventajas, pues amplía la superficie de trabajo y facilita las tareas a la hora de poner y retirar la mesa, tal y como se aprecia en este ambiente de Scavolini. Y existen soluciones para todo tipo de estancias: mesas exentas, barras voladas y elementos escamoteables.

Cocina higiénica, amplia y sin juntas
6/6

Cocina higiénica, amplia y sin juntas

Los materiales más demandados para dar forma a las encimeras de cocina son la piedra natural –sobre todo el mármol y el granito–, las sintéticas –como esta, de Silestone–, el acero inoxidable, los laminados de alta presión, el vidrio templado de seguridad y el microcemento.