Fernando Abellanas, valenciano nacido en 1984, dejó los estudios a los 19 años. A pesar de dedicar la jornada laboral a la fontanería, saca tiempo para Estudio Lebrel. Le interesan, además de el diseño, las lámparas y la arquitectura.

 

Artesano y autodidacta

Por distintos motivos –principalmente la falta de motivación y la prisa por independizarse– abandonó los estudios con 19 años para empezar a trabajar en una fábrica de bombas de agua, donde aprendió el oficio de fonanero de manera autodidacta. Tras unos años haciendo pequeños trabajos en su tiempo libre, decidió organizarse por sí mismo.

Actualmente, tras once años como autónomo de la fontanería ha obtenido el tiempo y el dinero necesarios para poder investigar y profundizar en sus inquietudes.

Camino alternativo

Consciente de su falta de bagaje –ya que no cuenta con un título relacionado con el diseño–, decidió abrir un camino alternativo produciendo y costeando sus propios proyectos. Con la doble intención de aprender y poder, con el tiempo, mostrar un portfolio sólido. Cada proyecto que tacha de la lista significa a su vez un valioso aprendizaje y una gran cantidad de nuevas preguntas que surgen alrededor de él.

La imperfección es bella

Lejos de ser un problema, la imperfección o la huella del artesano es un valor para él. La mayor parte del proceso de diseño lo realiza en su taller donde prueba, analiza y corrige al instante.

Ceder el protagonismo

Utiliza una paleta de materiales muy limitada, mostrando sin tapujos los ensambles y uniones como forma de revindicar la calidad. Diseña en función a las posibilidades que cada material le ofrece.