Cuando la modelo británica Erin O’Neill y el futbolista internacional italiano Fabio Borini descubrieron el proyecto de construcción de esta vivienda, tomaron conciencia al instante de que se trataba del lugar que ambos habían estado buscando para disfrutar de sus vacaciones en pareja: una casa situada en una cala de Ibiza (Islas Baleares), con vistas al Mediterráneo y a menos de cien metros de la playa.

Dado que ambos son grandes anfitriones, prefirieron alejarse del tradicional estilo ibicenco para lograr un espacio sofisticado, diáfano y luminoso, apto para compartir con amigos, familiares y su inseparable Bulldog francés, Narla. Así pues, una vez convertidos en propietarios de la vivienda, confiaron a la interiorista Natalia Zubizarreta la misión de adaptarla a sus necesidades.

Natalia se encargó de elegir y cuidar personalmente la calidad y acabados de todos los detalles, desde los materiales, carpinterías e iluminación hasta el mobiliario o los más mínimos elementos decorativos. Para el interiorismo optó por una paleta cromática muy equilibrada, sin estridencias ni excesos, definida por tonos neutros como el blanco y una amplia gama de grises, que, por su naturaleza, potencian la luminosidad y calidez a los ambientes.

En este sentido, destaca la combinación de tabiques y puertas en blanco con elegantes revestimientos en madera o porcelánicos, dejando a la vista elementos estructurales como pilares de hierro, vigas y techos de microcemento. Las carpinterías oscuras se complementan con tapizados y acabados más claros, así como con ligeros toques de latón a cargo de luminarias y detalles decorativos.

Por su parte, la tarima de madera natural que cubre el suelo de todas las plantas aporta armonía y continuidad al conjunto. Con esta intervención, la interiorista ha dado forma al sueño de los propietarios, logrando una vivienda con personalidad, cómoda y acogedora, en la que se respira una profunda sensación de equilibrio y serenidad que invita a relajarse y disfrutar en compañía.

Cocina
1/9

Cocina

La cocina ocupa una posición central en la casa, compartiendo un espacio abierto con el comedor, la sala de estar o la zona de televisión. Los muebles son el modelo Line, de Santos, un diseño moderno y minimalista. Taburetes Nub, de Patricia Urquiola para Andreu World.

Isla de cocina
2/9

Isla de cocina

Tarima de roble macizo de Maia-Otto. La cocina es un proyecto arquitectónico de Chiqui Sarón, de Santos. Fregadero con grifería de Blanco; placa de cocción y teppan yaki de Siemens.

Comedor
3/9

Comedor

Mesa Uves y sillas Nub, diseño de Patricia Urquiola, de Andreu World. Lámparas Allegro, de Foscarini.

Baño
4/9

Baño

Bañera Loop & Friends y lavamanos Artis, de Villeroy & Boch. Grifería de Noken. Inodoros de Kerasan. Mamparas de Profiltek.

Dormitorio
5/9

Dormitorio

Mesillas y cabecero de Mobenia. Luminarias Spinning, de &Tradition. Ropa de cama de Yves Delorme, Bassols y Zara Home.

Escaleras
6/9

Escaleras

Olvídate de la barandilla y atrévete con diseños tan esculturales como funcionales, como los listones.

Lavamanos
7/9

Lavamanos

Los lavamanos suspendidos aportan ligereza. Aprovecha la parte inferior para instalar piezas de almacenaje móviles.

Terraza
8/9

Terraza

Suelo Bamboo X-Treme, de Moso. Pérgola de hierro hecha a medida. Banco de obra. Mesas de centro de Bivaq. Faroles de Royal Botania.

Zona de paso
9/9

Zona de paso

Optimizar las zonas de paso cuando hay un buen metraje es tan sencillo como instalar un cuerpo de armarios que permita mantener el orden en casa.