El mar como fuente de inspiración para decorar interiores y exteriores no es algo nuevo, aunque disfruta de un permanente renacer cada verano cuando se abren o se redecoran muchas segundas residencias, normalmente ubicadas cerca del mar, aunque ésta no es una condición sine-qua-non para apostar por este estilo.

En cualquier caso, lo importante son las connotaciones que aporta la decoración marinera en un ambiente llenándolo de frescura, luminosidad y tranquilidad. Se puede optar por un completo restyling o sencillamente apostar por unos cuantos detalles y artículos marineros que adquieran mayor o menor protagonismo en el conjunto.

Si lo tuyo son las rayas y la gama de los azules –en cualquiera de sus tonos– toma nota de estos 10 mandamientos de toda decoración marinera.
 

1. Los reyes son dos colores
 

Decoración marinera Tu Valu Home

Fotografía: Tu Valu Home

Como no podía ser de otra manera, el azul es el color insignia del estilo marinero, en cualquiera de sus tonalidades, desde el celeste hasta el indigo. El blanco le sigue muy de cerca y así se crea el que es el tándem más icónico de la decoración.

Lo habitual es que se reserve el azul para los diferentes complementos –textiles, mobiliario, detalles decorativos, etc.– y el blanco como base para la envolvente de suelos, techos y paredes y también para combinarse con el azul en sus diversas aplicaciones.
 

2. Luz natural abundante

Decoración marinera Miv Interiores

Fotografía: Miv Interiores

Porque cuando uno piensa en el mar y se sitúa mentalmente en la orilla de la playa, no existen puertas ni ventanas, el entorno es abierto y la luz del sol incide desde una perspectiva de 360º.

Y eso es lo que se persigue en las casas que lucen un estilo marinero: la importancia de la luz natural dejando que se filtre en los interiores de forma masiva, casi cegadora, y gracias al blanco, ese efecto se duplica, incrementando también la sensación de amplitud.
 

3. Suelos y techos de madera
 

Decoración marinera Decorar en familia

Fotografía: Decorar en familia

Otro aspecto muy vinculado al estilo marinero es el uso de la madera en tonos muy claros o, casi podríamos decir, que mejor pintada de blanco. Y si se puede, es ideal revestir suelos y techos con ella, muy al estilo de los beach cottage americanos.

La madera aporta la calidez que exige el interior de una casa pero pintada de blanco amplía el espacio y si, además, también contamos con las paredes, la sensación de casa de vacaciones se incrementa más si cabe.
 

4. Rayas para los textiles
 

Decoración marinera Dosis Arquitectura

Fotografía: Dosis Arquitectura

Es la estética visual por antonomasia. Las llamadas rayas marineras que todo el mundo reconoce y que en decoración se trasladan a los tejidos en la clásica y atemporal combinación de azul y blanco. ¿El toque? Se puede jugar con diversos tonos de azul e incluso con el grosor de las rayas, permitiendo algún toque en color rojo.

En cuanto a los materiales textiles, las lonetas y el algodón están entre las preferencias, aplicándose a cojines, cortinas, colchas, tapicerías, etc.
 

5. Muebles naturales

Decoración marinera Houzz

Fotografía: Houzz

Como decíamos, la madera es el material preferido para este estilo por las connotaciones naturales que desprende, recomendándose para cualquier tipo de mueble. Pero hay otros materiales, como el ratán o el bambú que también se integran perfectamente en estos ambientes.

Si eliges un mueble con estos acabados, o bien puedes dejarlos con su apariencia natural, o bien pintarlos de blanco o de azul.

6. Accesorios marineros

Decoración marinera Srta Pepis

Fotografía: Srta. Pepis

Este estilo si de algo puede presumir es de una serie de elementos que son indiscutiblemente propios: estrellas de mar, figuras de coral, anclas marineras, nudos de cuerda, banderines náuticos, conchas, faros, cuadros con imágenes del mar, animales como peces, calamares, etc.

La ventaja de este tipo de complementos decorativos es que pueden ser de ‘quita y pon’ y cuando acaba el verano, se recogen. Su aplicación en los espacios es de lo más diversa, también en cuanto a envergadura y distribución.

7.  Menos es más

Decoración marinera Inspira hogar

Fotografia: Inspira hogar

Si a ti te gusta el estilo marinero pero no quieres hacer un gran cambio en la decoración de tus espacios, puedes optar por sencillos detalles que puedes situar estratégicamente en determinados puntos.

Un centro de mesa con arena y velas, unas estrellas colgando de una cuerda en la maneta de una puerta, una lámina del Océano en el recibidor… Tú decides ese pequeño guiño marinero que igualmente puede resultarte un gran detalle.

8. Para cualquier estancia
 

Decoración marinera Rhonda Stephens

Fotografía: Rhonda Stephens

Una de las ventajas de este estilo es que se puede aplicar a cualquier estancia de la casa, ya sea puntual o de forma vinculada al resto de la vivienda. Todo dependerá de los gustos personales.

En un baño, por ejemplo, los detalles marineros pueden relacionarse con el propio efecto del agua y del relax que domina este espacio. Y si hablamos de una habitación infantil, puede tratarse de una original tematización basada en motivos marineros y de barcos, algo que gusta mucho a los pequeños.

9. Mesas con sabor a mar
 

Decoración marinera El outlet de la mesa

Fotografía: El outlet de la mesa

De la misma manera que hablamos de aplicarlo a la decoración general de un espacio, también podemos hablar de decorar una zona muy concreta como puede ser la mesa. Como decíamos sobre los accesorios marineros, sus posibilidades son muchas y éste es un buen ejemplo.

Qué duda cabe que presentar una mesa con esta decoración, abre los sentidos a una comilona fresca, agradable, informal y con muy buen gusto.

10. Exteriores refrescantes
 

Decoración marinera Pottery Barn

Fotografía: Pottery Barn

Al hablar del estilo marinero no podíamos olvidarnos de los exteriores de la casa en los que perfectamente se pueden aplicar las mismas claves que para los interiores. Y es quizás aquí donde más se van a sentir las connotaciones estivales que despierta esta decoración.

Una opción es decorar con motivos marineros y de forma puntual solo esta parte de la casa cuando llegan los meses de buen tiempo, manteniendo el estilo habitual en el resto de la vivienda.