Poca gente puede presumir de vivir en una antigua fábrica del siglo XIX.

Ramón Enrich es el propietario de ésta, ya le había echado el ojo cuando era un niño y saltaba los tejados de los edificios colindantes para poder acceder y jugar en su interior: «Recuerdo quedar paralizado ante sus espacios enormes y sus ventanas gigantes.Era un inmenso palomar y sus paredes devolvían el eco. Una experiencia espacial que recuerdo muy viva».
 

Mira la galería de imágenes


Este artista catalán nació y creció en Igualada (Barcelona), donde vive actualmente con su mujer y sus tres hijos. Cuando decidieron cambiar de casa, buscaron un lugar tranquilo con un patio interior entre calles en una población mediana, «que si quieres es un pueblo o una gran ciudad», nos cuenta Ramón. Y la vida le dio la posibilidad de revivir y habitar este espacio bajo otras pautas y de una manera adulta.

La fábrica había sido restaurada y dividida en lofts, y Ramon compró la primera planta, un espacio muy luminoso, de estética simple y majestuosa, con una distribución interior sin especulaciones ni acrobacias que busca siempre el recorrido visual más amplio posible: «Pensar que vivimos aquí me produce el placer de haber recuperado un lugar de mi infancia. Existen muy pocos lugares en los que saber por qué te sientes a gusto. Hemos respetado sus ritmos y su historia y el edificio ha sido amable con nosotros», aclara el artista.

Ramón nos confiesa su aprecio por los interiores nómadas, como el de su casa, con variaciones y movimientos, densidades y texturas, amplias superficies y yuxtaposiciones… unas cualidades que dan ritmo y valor humano a los ambientes. En contraposición, le aterran las casas nuevas, las que no tienen experiencias, arrugas e historia.

En cuanto a la decoración, se decanta por la sencillez y la carencia de pretensiones. De ahí que en su vivienda predominen los materiales esenciales, los muebles vintage  y los espacios permitan que la mirada circule libremente y sin encontrar un fin tangible. Aquí se disfruta en familia, se creay se vive al ritmo del devenir de las horas; éste es un espacio bañado por el sol, que invita a soñar y que está plagado de experiencias personales.

Salón
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
1/15

Salón

Sofá en seda roja de Azul Tierra. Libreríamueble bajo de los años cincuenta procedente de Ox. Sobre ella, óleo de un alumno de Raoul Dufy adquirido en París. Lámpara de techo Poul Henningsen, de Louis Poulsen.

Rincón del salón
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
2/15

Rincón del salón

Mesa danesa. La silla roja es de Antonio Moragas, las otras son el modelo Rocking de Charles & Ray Eames (1953). Al otro lado muebles vintage.

Panorámica
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
3/15

Panorámica

Butaca de los años cincuenta. Los taburetes de madera son obra de Charlotte Perriand para Stephen Simon.

Cocina
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
4/15

Cocina

Mobiliario adquirido en Vinçon con electrodomésticos de la firma Bulthaup. Campana circular de Nodor.

Comedor
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
5/15

Comedor

Mesa diseñada por Ricard Vila. El bufet decapado es una antigua mesa de plancha. Sobre él, cuadro de Joan Pérez Pijuan. A su lado, butaca de hierro, una pieza recuperada procedente de un motel de Los Ángeles. Silla azul Revolver, de Frizo Kramer; la de madera es un modelo de Hans Wegner y la de tapicería cubista procede de El Rastro.

 

Estudio
6/15

Estudio

Diseñada por Ramón Enrich, esta mesa recupera la estética del modelo Compás, de Jean Prouvé. Sillas de los años cincuenta. Estantería de Vinçon. Lámpara danesa de los arquitectos Bonderup & Tortsten (1967).

Dormitorio
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
7/15

Dormitorio

Perchero vintage comprado en El Rastro. Silla obra de Eero Saarinen. El cuadro lo han pintado sus hijos y los amigos de éstos.

Detalle
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
8/15

Detalle

Cómoda recuperada. Sobre ella, móvil 34, de Calder. Cartel enmarcado de mayo del 67, en galería Miquel Alzueta. Escultura de escayola recuperada de una fundición.

Baño
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
9/15

Baño

Lavamanos de Flaminia, en Arkitekt. Grifería Vola, de Arne Jacobsen. Badosas de Bisazza. Perchero de Vitra.

El rincón del artista
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
10/15

El rincón del artista

Ramón Enrich tiene sus estudio de pintura y escultura junto a su casa. Allí encontramos piezas acabadas y otras en pleno proceso creativo.

El rincón del artista
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
11/15

El rincón del artista

Ramón Enrich tiene sus estudio de pintura y escultura junto a su casa. Allí encontramos piezas acabadas y otras en pleno proceso creativo.

El rincón del artista
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
12/15

El rincón del artista

Ramón Enrich tiene sus estudio de pintura y escultura junto a su casa. Allí encontramos piezas acabadas y otras en pleno proceso creativo.

El artista Ramón Enrich
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
13/15

El artista Ramón Enrich

De Ramon Enrich podríamos decir que casi nació siendo artista. Su padre, un fabricante de géneros de punto con talento para el dibujo, la música y la arquitectura, fue su espejo durante años y contribuyó en gran medida en su aprendizaje y posterior profesionalización.

¿Cuál es tu preferencia en materia de diseño?

Me interesan los diseñadores de los años cincuenta, con materiales humildes, lógica constructiva y un punto soñador; motivados por la creatividad que surge de la tensión, las dificultades. Creo que las buenas ideas aparecían de la necesidad auténtica; difícilmente surgen objetos tan bellos, como los de Prouvé, en épocas de opulencia económica.

Amas la arquitectura industrial, ¿cómo puede promocionarse?

Mi admiración por una arquitectura como la de mi casa me ha llevado a organizar con cinco amigos artistas una feria en las fábricas de Igualada. El proyecto se llama Rec Experimental Stores, y con él he intentado recuperar el conjunto industrial de la población, creando tiendas efímeras de marcas que venden de una manera creativa. Diesel, Custo, Sita Murt, Marithé F.G… son algunas de las que participan. Me gustaría hacerlo en otras ciudades.

El cristal artesanal
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
14/15

El cristal artesanal

El cristal artesanal es un buen contrapunto en espacios de estética industrial si se combina con clásicos del diseño.

Tapicerías rojizas
Fotos: M. Peters ı Estilismo: P. Ketelsen
15/15

Tapicerías rojizas

Las tapicerías en tonos rojizos aportan calidez a un ambiente con predominio del blanco y piezas metálicas.