Para reformar este piso en pleno Eixample de Barcelona, las interioritas de Dröm Living dieron prioridad a la conservación de su esencia modernista. Para ello, proyectaron un diseño de líneas rectas donde la combinación de tonos piedra con el blanco y el azul turquesa comparten protagonismo con molduras, techos de gran altura y majestuosas puertas y vidrieras. Para dotar de luminosidad y amplitud a un ambiente originalmente oscuro fue necesario llevar a cabo cambios importantes en la distribución de los espacios. En el resultado final: muebles minimalistas de diseño propio se integran con armonía en un entorno señorial.


Salón tras la reforma. 

Salón: mobiliario diseño propio de Dröm Living. Alfombra de Lledó Mas. Silla Condesa. Mesitas de Kulunka Deco. Réplica de taburete Tólix en turquesa envejecido.

Los techos modernistas jugaron un papel clave en el proceso de reforma. Después de los derribos hizo falta restaurar y reconstruir la mayoría de molduras y en el salón se replicó uno de los rosetones para la ubicación de dos puntos de luz simétricos. Fue aquí, en la zona de estar, donde se apostó por el cambio más radical con el objetivo de duplicar metros y dar paso a la luz de dos grandes ventanales con salida al patio.


Cocina-comedor y salón tras la reforma.

El salón estaba originalmente dividido en dos habitaciones. Dröm Living prescindió del tabique separador, al mismo tiempo que abría el espacio resultante a la galería donde se ubicó la cocina-comedor. Una zona, ésta, pensada para pasar largas veladas, confortable por el lino de los estores paqueto de diseño exclusivo y por el tono roble natural del mobiliario de la cocina. Los elementos hechos a medida se combinaron con piezas de diseño como la silla Condesa o las sillas Fer inspiración Wishbone de Hans J. Wegner, creando un conjunto vital y fresco para las zonas comunes.


Galería con la cocina-comedor tras la reforma.

Cocina-comedor: mobiliario diseño de Dröm Living hecho a medida para el proyecto. Electrodomésticos de Bosch. Silestone Blanco Zeus. Fregadera y grifo de Franke. Lámparas azul turquesa de Hábitat. Sillas Fer inspiración Wishbonede Hans J. Wegner. Estores paqueto de lino ribeteados en azul turquesa diseño exclusivo para el proyecto.


Galería con la cocina-comedor tras la reforma. 

Los tonos piedra son protagonistas en casi todo el apartamento, pasando de los grises suaves de la cocina y el salón a un subido tono pizarra en la entrada. Esta gama predominante solo queda interrumpida por el blanco que tiñe molduras y carpintería y en el dormitorio principal donde la paleta de color cambia radicalmente.


Pasillo tras la reforma.

Pavimento: parquet original pulido y restaurado por Dröm Living.

Dröm Living optó en el dormitorio por incoporar un tono calabaza en la parte del cabezal para sumar calidez a un espacio que también se amplió eliminando el paso cerrado que existía en la puerta en forma de arco. Se facilitó así, la creación de un funcional vestidor que quedó incorporado al resto de la habitación.


Dormitorio principal.

Dormitorio: elementos decorativos y mesitas de noche de Maisons du Monde. Textiles de Zara Home.


Salón, antes y después de la reforma.

ç

Cocina, antes y después de la reforma.


Entrada y pasillo, antes y después de la reforma.


Dormitorio, antes y después de la reforma.

Diseño y obra: Dröm Living.
Metros cuadrados: 83 m2.
Ubicación: Barcelona, zona Muntaner.

Pasillo
1/10

Pasillo

Pasillo
2/10

Pasillo

Salón
3/10

Salón

Dormitorio principal
4/10

Dormitorio principal

Dormitorio principal
5/10

Dormitorio principal

Salón
6/10

Salón

Armario
7/10

Armario

Combinación escritorio y armario
8/10

Combinación escritorio y armario

Alcachofa de ducha exterior
9/10

Alcachofa de ducha exterior

Patio
10/10

Patio