Un edificio histórico construido en 1900 en pleno barrio de Gracia (Barcelona) acoge este apartamento de 70 m2. Un espacio en el que Georg Kayser ha diseñado una vivienda en la que el mestizaje inunda los espacios y les aporta estilo y personalidad.

El arquitecto alemán, Georg Kayser, propietario de GK Kayserstudio y formado en Alemania, Londres y Grecia, recaló hace tiempo en Barcelona (2001) enamorado de su luz y encanto. Llevaba tiempo viviendo en la zona del Eixample, pero quería trasladarse a una más céntrica y con mejores vistas. Y se vino a Gracia, un barrio enérgico, lleno de artesanos, espacios de diseño e innumerables propuestas de ocio. Aquí encontró este maravilloso apartamento de enormes techos, bellas proporciones y una decoración de reminiscencias modernistas puestas al día. “Me enamoré al instante y, aunque era un piso de alquiler, decidí invertir en obras para ajustarlo a mis gustos y necesidades”, comenta Georg. Eliminó el papel pintado de las paredes, renovó la cocina y el baño, la instalación eléctrica y la fontanería. Respetó suelos, molduras en paredes, rosetones en luminarias… Son elementos originales de piso que “me encantan y decidí conservar”, apunta el propietario. A partir de aquí todo fluyó con naturalidad. “La decoración fue un poco sobre la marcha; hay una mezcla de todo, incluso muebles que me he traído de mi anterior piso, como el sofá, que es de mi vecino que se mudó a Suecia. No planifiqué nada, todo fue evolucionando poco a poco, a medida que vivía la casa, de manera que tengo piezas de diversa factura y procedencia”, asegura el propietario, “son un cúmulo de experiencias y vivencias personales”. Su padre, arquitecto y urbanista, tenía manos artesanas para reparar muebles, así que Georg de niño le traía piezas de la calle para arreglarlas y colocarlas en casa. Aquí también ha colocado algunas y las ha dejado tal cual. Se define como un hombre amante de las disonancias, tal vez por ello apostó por texturas muy diferenciadas, como los acabados en oro y madera, el terrazo combinado con mosaico hidráulico y teselas y baldosas metro. En cuanto a los colores, y dado el protagonismo que ya tenía el suelo, optó por el blanco para techos y paredes, un color que se mantiene en toda la casa a excepción del comedor (en un tono beige), el salón (un color más oscuro) y el dormitorio, en verde. Todos espacios con mucha luz natural. La actualización, que duró unos dos meses, se ve de una forma más marcada en la cocina y el baño. En ambos instaló baldosas metro en las paredes; en la cocina colocó un fregadero de mármol y en el baño una bañera exenta y un lavamanos de pie. Actualmente es una vivienda clásica en esencia, pero con una amalgama de piezas recuperadas, de diseño, heredadas… que la hacen única.

Arquitectura y emoción

Georg Kayser se licenció como arquitecto en la Universidad Metropolitana de Londres, comenzando su formación en la Escuela Politécnica de Colonia. En 2001 se trasladó a Barcelona y en 2007, después de trabajar en varias oficinas, fundó su propio estudio, GK Kayserstudio, sinónimo de diseño interior y arquitectura a medida. Para Georg, la arquitectura supone un diálogo entre la función y la emoción. Cada proyecto comienza con un resumen funcional, pero también con un entorno físico y una visión del cliente. Por su parte, entiende los espacios como seres emocionales al relacionarse con nosotros físicamente. Así, las viviendas y estancias resultantes tras uno de sus trabajos distan mucho de la arquitectura estandarizada que encontramos a veces, son proyectos muy personales, el reflejo de los valores del cliente y GK Kayserstudio.

Salón amplio y luminoso
1/14

Salón amplio y luminoso

Sofá donado por un amigo escandinavo. Pintalabios gigante adquirido en un mercadillo alemán. Butaca Coco Sensual 91, adquirida en la desaparecida Vinçon. Marco antiguo de Déjà Vu Concept, como la lámpara de pie. Alfombra de Nanimarquina.

Foto: Jordi Folch

Detalle del salón
2/14

Detalle del salón

Butaca Egg, de Arne Jacobsen. Sobre la mesa, lámpara Snoopy, obra de Achille Castiglioni para Flos. Espejo envejecido del estudio de la interiorista.

Foto: Jordi Folch

Comedor decorado con plantas
3/14

Comedor decorado con plantas

Sobre el banco de carpintero, comprado en Déjà Vu Concept, cartel de una exposición en el Arts Santa Mònica. Reloj de Kienzle. Lámpara Cesta, de Milá para Santa & Cole. La mesa y las sillas son del propietario.

Foto: Jordi Folch

 

Detalle de un mueble vintage
4/14

Detalle de un mueble vintage

Vemos al detalle el mueble antiguo comprado en Déjà Vu Concept.

Foto: Jordi Folch

 

 

Detalle del marco y del cuadro
5/14

Detalle del marco y del cuadro

Este marco antiguo es comprado en Déjà Vu Concept. 

Foto: Jordi Folch

 

Frascos de decoración
6/14

Frascos de decoración

Sobre la consola del comedor encontramos botellas de farmacia que sirven como elemento de decoración.

Foto: Jordi Folch

 

Miniaturas y complementos decorativos
7/14

Miniaturas y complementos decorativos

Miniaturas y complementos adquiridos en viajes por el propietario del piso.

Foto: Jordi Folch

 

Cocina en blanco con muebles de IKEA
8/14

Cocina en blanco con muebles de IKEA

La cocina se ha revestido con baldosas metro. Mobiliario de IKEA. Mesa adquirida en Blaise Marchet. Sillas vintage y lámpara industrial alemana.

Foto: Jordi Folch

 

Recibidor minimalista
9/14

Recibidor minimalista

El recibidor consta de un escritorio escandinavo, de Ox Mobiliari y unos cactus de fibras naturales adquiridos en Níjar (Andalucía).

Foto: Jordi Folch

Baño completo con piezas antiguas
10/14

Baño completo con piezas antiguas

Bañera y lavamanos procedentes de Otranto. Aparador de Déjà Vu Concept. Espejo de Habitat.  Lámpara encontrada en la calle.

Foto: Jordi Folch

 

Dormitorio con mezcla de estilos
11/14

Dormitorio con mezcla de estilos

Cama Malm, de IKEA. Ropa de cama de Zara Home. La lámpara de techo procede de eBay.

Foto: Jordi Folch

Estilo clásico y vintage unido
12/14

Estilo clásico y vintage unido

Es una mezcla sin miedo. Un cartel, un clásico del diseño y una consola vintage. Todo está permitido si buscas un look desenfadado y personal.

Foto: Jordi Folch

 

Embocadura de chimenea
13/14

Embocadura de chimenea

Una embocadura de chimenea es un elemento excepcional para diseñar un espacio único. Dale un uso diferente y crea un foco de atención.

Foto: Jordi Folch

 

Apliques que marcan tendencia
14/14

Apliques que marcan tendencia

Los apliques vuelven con fuerza en acabados que recuperan la estética antigua, como este diseño en dorado. Ideal para ambientes actuales.

Foto: Jordi Folch