El mayor sueño de la diseñadora de moda Jenni Button era tener un loft estilo neoyorquino en mitad de un bosque salvaje (nos apuntamos a ese sueño también). En Ciudad del Cabo descubrió un increíble espacio en las laderas de las montañas de Hout Bay y decidió convertirlo en lo que siempre había querido. Ha vestido los interiores de este gran loft con un halo femenino, algo que viene de la mano de las piezas de madera en su acabado más natural, espejos de época, muebles de procedencia exótica y delicadas propuestas cromáticas. 

La estancia de la que el gato de bengala se apodera es el comedor. Que por cierto, ¡baja de la mesa! La miscelánea es la clave del espacio, protagonizada por una mesa ampliada con dos medias lunas adquiridas en un anticuario. 

El reportaje fotográfico de este refugio es espectacular, damos fe. Si quieres descubrirlo, tendrás que hacerte con un ejemplar de la revista Interiores de este mes.


© Pere Peris

Y mientras en pleno centro de Barcelona, un gatito blanco y gris duerme apaciblemente en la habitación de un impresionante ático. La dueña es la artista denesa Annette Merrild, una apasionada de los juegos de luces. Las amplias terrazas a un lado y al otro del inmueble proporcionan al piso el principal elemento de la vivienda: la luz. En el dormitorio, acompañando al felino, podemos ver una de sus obras, el proyecto 265. 

Nuevamente, si quieres ver la feminidad que rezuma este ático de Barcelona, deberás comprar, o pedir prestado, un ejemplar del número de febrero de Interiores.


© Kasia Gatkowska

Entre este par de felinos, se ha colado un perro que quiere entrar en el Castillo de Gravenwezel, propiedad de la familia belga de Axel Vervoordt. Si quieres entrar con él y ver todo el castillo, ya sabes lo que tienes que hacer.