Los propietarios de esta finca, situada en una zona residencial de Madrid, buscaban una vivienda para remodelar a su gusto. Después de mucho buscar dieron con un antiguo colegio: una construcción de los años cincuenta que había sufrido muchas remodelaciones y llevaba varios años en un estado decadente.

Mira la galería de imágenes

“Hacía falta mucha visión para imaginar ese edificio compartimentado y con anexos convertido en la casa de nuestros sueños”, apuntan sus propietarios; pero la tuvieron, y con la ayuda de Manuel Marín y Antonio Esteve Arquitectos le dieron forma al interiorismo soñado.

El resultado es una vivienda moderna y alegre de cuatro plantas casi diáfanas y llenas de luz gracias a la inteligente distribución de los espacios, las salidas al exterior en ambos lados de la casa y una buena elección de los colores y los materiales. El suelo, un pavimento continuo de magnesita, y las paredes blancas sin ornamentos sirven de contenedor a unos muebles que combinan diseño, antigüedad, herencia y objetos traídos de viajes, además de obras de arte y piezas de coleccionista.

Patio

En la reforma se conservaron los dos patios: uno hace de antesala y el otro es un remanso de paz o juegos, según se necesite, con una alberca y una zona de estar bajo dos arces. Otro de los aciertos fue optar por pocas habitaciones en cada planta y eliminar tabiques. Aquí todo está pensado para lograr un hogar contemporáneo, donde la luz invada cada espacio y donde uno puede soñar que está en cualquier relajante rincón del mundo sin salir de Madrid.

Salón
Belén Imaz
1/10

Salón

Sofás y cojines retapizados. Alfombra de Comercial de Moquetas. Cuadro de Badri; el pequeño es de Agustín Redondela. Mesa de centro diseño de María Lladó. Butacas antiguas y consola comprada en Feriarte. Las de colores se adquirieron en el showroom de María Lladó. Al fondo, pantalla de lámpara de Other Lamps.

Sala de estar
Belén Imaz
2/10

Sala de estar

Bancada de obra de María Lladó con telas de Palmira Decoración. Librería hecha a medida, con cuadro de Hernando Viñes. Colección de jarras de cerámica de la propietaria. Sobre la bancada, cuadro de Agustín Hernández. Butaca azul heredada y recuperada por la propietaria, la de rejilla es un modelo antiguo. Lámpara foco naranja adquirida en una feria de desembalaje de Londres. Silla Tulip, de Eearo Saarinen.

Comedor
Belén Imaz
3/10

Comedor

Mesa de María Lladó y sillas Tulip de Eero Saarinen. Consola antigua, de Miguel Cebrián. Aparador hecho a medida con platos del Centro Cerámico de Talavera y cristalería antigua de La Granja. Biombo procedente de un anticuario.

Detalle comedor
Belén Imaz
4/10

Detalle comedor

Bancada diseño de María Lladó. Alfombras de Comercial de Moquetas. Cuadro de José María Sicilia. Mesa de cristal de Casa y Jardín. Silla de herencia familiar. Taburetes tapizados con textiles de Carina Casanova. Armario azul del anticuario Miguel Cebrián (Zaragoza).

Baño
Belén Imaz
5/10

Baño

Aquí se combinaron la piedra natural con la madera de roble, con un resultado sobrio y natural. Cestos de Zara Home.

Dormitorio
Belén Imaz
6/10

Dormitorio

Papel de la pared, de Cole & Son, en Pepe Peñalver. Apliques Tolomedo, de Artemide. Butaca adquirida en el showroom de Carina Casanovas. Cojines lisos de Balakata, los estampados proceden de Mimub. Mesa de noche hecha a medida.

Detalle dormitorio
Belén Imaz
7/10

Detalle dormitorio

Las hornacinas son la solución perfectas para el cabecero: para colocar cuadros, libros de lectura.

Detalle cómoda
Belén Imaz
8/10

Detalle cómoda

Restaura piezas y dales un efecto talqueado. Te sorprenderá lo fácil que es encajarlas en cualquier estilo decorativo.

Rincón de lectura
Belén Imaz
9/10

Rincón de lectura

En espacios abiertos, soluciones de impacto. Como este banco isabelino restaurando junto a una mesa redonda, perfectos para un recibidor con personalidad.

Patio
Belén Imaz
10/10

Patio

El proyecto de paisajismo es obra del estudio de Benavides & Laperche, quien se encargó de diseñar la bancada. Mesas de centro reuperadas y butacas modelo Acapulco. Cojines de Teklassic y cuencos de Balakata.

Estilismo: Luca Lapetra y Leticia Peironcely