Con  la complicidad que caracteriza a los grandes, Aquaquae, especialistas en proyectos de arquitectura e interiorismo con showroom en Palma de Mallorca y Manacor, ha conseguido transformar un almacén perteneciente a una antigua fábrica de curtidos en el barrio de pescadores del Molinar (Palma de Mallorca) –y, posteriormente, en parte de Aquaquae– en un espacioso loft.

Mira la galería de imágenes

Cecilia Sagrera, propietaria de la casa, diseñadora de interiores y gerente de Aquaquae, nos cuenta que «esta vivienda es un sueño hecho realidad. Diseñada íntegramente por nuestro equipo, nos hicimos cargo de su proyecto y de la creación al detalle de cada espacio; incluso de la selección del mobiliario: piezas de diseño con nombre propio».

El actual loft, que cuenta con su propio patio interior y se sitúa sobre el gran espacio expositivo de la empresa, se integra en el conjunto, teniendo su propia privacidad para poder disfrutarlo plenamente en familia. Cecilia se decantó por los tonos neutros y sobrios, ya que aportan elegancia a las estancias, todas con mucha luz, y permiten dar protagonismo a las maravillosas piezas de diseño que encontramos a cada paso. Los colores tierra y mediterráneos ayudan a diseñar ambientes cómodos, en los que uno se siente acogido por la arquitectura que lo envuelve. Además, permiten separar visualmente los espacios destinados a uso privado de los públicos; todo queda perfectamente enmarcado.
 

Interiorismo Aquaquae casa Mallorca dormitorio

Estilismo: Paloma Pacheco Turnes. Fotografía: Amador Toril 

Precisamente por ello, hubo un elemento al que se le dio mucha importancia, y fue la domótica. Aquí nada se ha dejado al azar: seguridad, persianas, luces, música, cine, agua etc. Todo está controlado. Se pueden crear diferentes escenarios de día y de noche, convirtiendo las estancias en espacios versátiles, ideales para fiestas nocturnas, recibir invitados, y/o clientes. Al tratarse de un loft con vertiente privada y pública, ha sido muy importante jugar con la zonificación.

Así la interiorista ha optado por cerramientos interiores de cristal con perfilerías minúsculas; también por estructuras esculturales de listones de madera que comunican los ambientes. Todo un acierto. Para Cecilia, el trabajo de interiorismo es una apuesta por la aproximación a las necesidades de sus clientes, buscando los secretos escondidos en cada espacio, los que hacen de una casa un hogar, de modo que se logren impregnar del alma de la persona que va a vivir en esa vivienda. Por ello, siempre se decanta por un interiorismo muy cuidado y con personalidad, huyendo de las tendencias y buscando que la funcionalidad y la belleza se integren en el proyecto arquitectónico y en el entorno que envuelve la casa. Aquí, es evidente, lo ha logrado.