De entrada, imaginarte un espacio todo decorado en blanco, te hará pensar en un lugar vacío, aburrido, incluso angustioso, triste quizás, como falto de vida, esa que aportan los colores, pero nada más lejos de la realidad. El blanco en decoración tiene su particular encanto y visualmente reporta una serie de sensaciones muy especiales exclusivas de este tono.

Decoración en blanco: Blanca luminosidad

Fotografía:  Lorena Canals

La decoración en blanco es sinónimo de luz y, como tal, en las casas se usa mucho para potenciar la iluminación, ya sea natural o artificial, en techos, paredes, mobiliario, pavimentos, etc. Y con ello se logra también el efecto de amplitud que tanto se busca en los proyectos actualmente.

Y si vamos más allá, el blanco en algunas estancias se recomienda por sus connotaciones de limpieza e higiene, como son los baños y las cocinas, estancias en muchas ocasiones –sobre todo, las primeras– que sufren la ausencia de ventanas y entrada de luz natural.

Decoración en blanco: cocina de blancos

Fotografía: Lisa Sherry Interiors

 

Decoración en blanco: lavabo de blancos

Fotografía:  The White company

Lo mejor de la decoración en blanco es que nunca pasa de moda, es un tono atemporal por excelencia, como lo puede ser el negro y su máxima expresión en la tendencia Dark Night, con el que siempre forma un tándem perfecto, fácil de integrar en estilos muy diversos. Y junto con el gris son las tonalidades que reportan a unas líneas decorativas modernas.

Aunque bien es cierto que el blanco siempre se ha vinculado con el estilo nórdico, unas connotaciones por todos reconocidas cuando vemos un proyecto procedente del norte de Europa y que cada vez gana más adeptos en nuestro país.

Decoración en blanco y madera

Fotografía: Miv Interiors

Otra de las características de los espacios decorados en blanco es que tienden a buscar aliados en materiales naturales, ya sea en mobiliario, accesorios decorativos, tejidos, etc., para potenciar la sensación de tranquilidad, de calma, incluso de un relax casi espiritual.

Y si hubiera que buscar algún hándicap, el más evidente, su facilidad por mostrar las manchas y roces, pero ello no quita que decorar ambientes en blanco sea aplicable a cualquier estancia de la casa, desde el recibidor hasta el estudio, pasando por el salón, el dormitorio infantil, el comedor o una zona chillout.

Blancos y crudos
1/15

Blancos y crudos

Pinterest Bolig Pluss (© Jeltje Janmaat  House of Pictures)

Luminosidad y espacio gracias al blanco
2/15

Luminosidad y espacio gracias al blanco

Despacho de blancos y contrastes
3/15

Despacho de blancos y contrastes

Sobre blancos, estantería blanca de formas originales
4/15

Sobre blancos, estantería blanca de formas originales

Cocina de blancos
5/15

Cocina de blancos

Marta Castellano estudi (Foto Carlos Muntadas)

Cualquier todo queda elegante con el blanco
6/15

Cualquier todo queda elegante con el blanco

Sillón blanco roto
7/15

Sillón blanco roto

La silla negra contra el escritorio blanco contrastan a la perfección
8/15

La silla negra contra el escritorio blanco contrastan a la perfección

Blanca y elegante cómoda
9/15

Blanca y elegante cómoda

Blanco, crudo y roto, una gran combinación
10/15

Blanco, crudo y roto, una gran combinación

Recibidor sencillo, sobrio y... ¡blanco!
11/15

Recibidor sencillo, sobrio y... ¡blanco!

Sobria, sencilla y elegante blancura de descanso
12/15

Sobria, sencilla y elegante blancura de descanso

Moderno y blanco
13/15

Moderno y blanco

Recibidor luminoso
14/15

Recibidor luminoso