Sucede en el baño -y también en cualquier espacio de la casa- que el orden transmite limpieza, con lo cual, ahí tenemos otra razón que nos invita a conseguir tenerlo todo bien organizado. Porque son muchos los elementos que habitan este espacio: toallas, papel higiénico, productos de aseo personal, alguna revista, piezas decorativas, etc.

Si a ello le sumamos que la mayoría de baños van justos de metros cuadrados, no hay más remedio que ir a buscar el aprovechamiento milimétrico en recursos de almacenamiento y exposición.

 

Mobiliario vertical 

Mobiliario vertical

Fotografía: Ikea

A un lado y otro del lavabo se pueden colocar muebles de baño independientes que ofrezcan grandes posibilidades para guardar cosas. Si el espacio disponible es pequeño, se han de buscar piezas verticales.

 

Carritos o elementos bajos 

Carritos o elementos bajos

Fotografía: Cheap home Decor ideas
 

Si el espacio es tan escaso, existen muebles bajos con menos capacidad pero igualmente prácticos. Se puede optar por carritos con ruedas para moverlos según necesitemos o fijos para dejarlos en el lugar que más falta nos haga.

 

Estanterías siempre prácticas 

Estanterías siempre prácticas

Fotografía: Bathroom vanities
 

Es el recurso más habitual en cualquier pared. Pasamos de liberar el suelo y optamos por buscar almacenamiento en alto, cuidando de medir la altura respecto a los usuarios, o bien aprovechando los espacios muertos.

 

Por encima del inodoro 

Por encima del inodoro

Fotografía: Country Living (photo ©Jenna Sue Design Co.

Y hablando de aprovechar el espacio, la pared que queda por encima del inodoro resulta ideal. Se puede elegir entre baldas, una escalera o una estantería a medida, e incluso hasta la parte superior de la cisterna se aprovecha como soporte.

 

Colgado y a mano 

Colgado y a mano

Fotografía: Ferm Living

Los colgadores resultan indispensables en cualquier baño para las toallas o para cualquier otra cosa que queramos tener a mano, lejos del suelo. Existen de todos los tamaños y estilos para adecuarse a cada necesidad.

 

Honacinas de ayer y hoy 

Ornacinas de ayer y hoy

Fotografía: ©Henning Koepke

También en la pared, las clásicas hornacinas -si la anchura del muro lo permite- son un recurso muy utilizado que no ocupa en absoluto espacio. Se ha de realizar en obra y sus medidas se ajustan, por tanto, para el uso que queramos darle.

 

Interiores organizados 

Interiores organizados

Fotografía: ©Iñaki Caperochipi

Si lo que buscamos es ese almacenaje lejos de miradas indiscretas, los cajones del lavabo y sus compartimentos son perfectos. También puedes crear un cajón vertical a medida aprovechando algún rincón del baño.

 

Debajo del lavabo 

Debajo del lavabo

Fotografía: Guía para decorar

El bajo del lavabo es un espacio muy recurrente para dejarlo también abierto, pero estás obligado a mantener siempre ordenado lo que allí pongas. O bien puedes optar por cestas, cajas, etc. que te dan cierta ocultación visual.

 

Cestas multifunción 

Cestas multifunción

Fotografía: The blooming hydrangea

No importa el material -aunque todo dependerá del estilo del baño- ni el tamaño, lo que cuenta es su capacidad de almacenaje. Las cestas quedan muy bien en el suelo porque, además, sirven de accesorio decorativo.

 

Piezas exentas 

Piezas exentas

 Fotografía: Angus Fergusson

Significa que pueden o no estar. Son más habituales en baños grandes y sirven de apoyo a la vez que decoran, pero no dejan de ser piezas que están en medio y según cómo, pueden resultar molestas si están en una zona de paso.

 

Rincones bonitos y ordenados 

Rincones ordenados

Fotografía: Bathroom vanities 

El orden muchas veces también va relacionado con los detalles y el buen gusto. Quizás un pequeño elemento, como una bandeja, una cesta o unos botes de cristal son suficientes para crear un rincón bonito y bien organizado.