Su nombre no es ninguna novedad en el panorama deco nacional y a muchos se nos escapan miles de suspiros cada vez que vemos sus creaciones en Instagram. Son su pasión y por fin ha dado el paso de dedicarse a ellas en cuerpo y alma. ¡Bravo!

Pintar no solo es muy relajante, también es una forma de descubrir los distintos "yos" que una lleva dentro.

En el número de marzo de la revista Interiores hemos hablado con Andrea Zarraluqui para descubrir que además de artista es valiente y dejó su trabajo estable como responsable de comunicación de un gran grupo hotelero para dedicarse en cuerpo y alma a pintar a mano sus archiconocidas hojas de banano –por ejemplo en el diseño de las estatuillas de la segunda edición de los Premios Interiores–.

Pero si hay algo que caracteriza a Andrea– además de sus codiciados platos– es su cercanía. Por eso no es de extrañar que nos abriera de par en par las puertas de su casa-estudio en pleno barrio de Salamanca de Madrid. Desde ese refugio bañado por una luz muy especial realiza sus vajillas. ¡Bienvenidos!

Foto: ©La Bici Azul
1/9

Foto: ©La Bici Azul

Foto: ©La Bici Azul
2/9

Foto: ©La Bici Azul

Foto: ©La Bici Azul
3/9

Foto: ©La Bici Azul

Foto: ©La Bici Azul
4/9

Foto: ©La Bici Azul

Foto: ©La Bici Azul
5/9

Foto: ©La Bici Azul

Foto: ©La Bici Azul
6/9

Foto: ©La Bici Azul

Foto: ©La Bici Azul
7/9

Foto: ©La Bici Azul

Foto: ©La Bici Azul
8/9

Foto: ©La Bici Azul

Foto: ©La Bici Azul
9/9

Foto: ©La Bici Azul