Construida en 1911, esta residencia de verano se convirtió en el hogar soñado de la interiorista Maria Lladó. Su arquitectura clásica dio paso a unos interiores donde reina la mezcla, con estilo y sin complejos. En el exterior la vegetación y la piscina son las protagonistas.

En la teoría es una edificación novecentista de principios del siglo XX ubicada en Sant Cugat (Barcelona). Distribuida en tres plantas, dispone además de un torreón para los invitados, un amplio jardín y una piscina. En la práctica fue un flechazo: cuando su dueña la descubrió, se enamoró de su arquitectura, luz y paisaje. Fue amor a primera vista.

 

Primera residencia

"Había sido la residencia de verano de una familia de farmacéuticos, pero cuando la encontré llevaba más de diez años abandonada”, comenta la interiorista. “Tenía un gran potencial y eso me animó a seguir adelante”, continúa. “Quise recuperar su esencia, devolverle ese esplendor que había perdido con el paso del tiempo”, asegura.

Con ese objetivo, restauró las vigas de madera y los muros, a los que les dio un acabado blanco que potencia la luminosidad y amplía visualmente el espacio. Recuperó los suelos de mosaico hidráulico, que en el salón, comedor y recibidor cubrió con lamas de madera. En cuanto al interiorismo, María optó por mezclar y combinar: piel y lino, clásico y moderno… Sin miedos ni complejos.

¿El resultado? Unos ambientes cálidos, originales y muy vividos. El jardín también sufrió grandes cambios. “Con la ayuda de Manolo Moreno y el paisajista Eduardo Borés, restauramos las pérgolas de hierro, la fuente y lo replantamos por completo”. La piscina es un diseño de María. Junto a ella se viven los momentos más refrescantes del verano.

 

Estilismo: Rosa Miñamo

Recibidor
1/7

Recibidor

Escultura de una perla gigante de Luis Hortalà. El cuadro es obra de Carmen Calvo. Columna de madera policromada del siglo xix. Consola de herencia familiar.

© Enrique Menossi

Salón
2/7

Salón

Ventanales y vigas recuperadas. Suelo de lamas de madera pintadas en blanco. Al fondo, escultura de la Victoria de Samotracia, heredada de los abuelos de la interiorista. A su lado, setas de madera antiguas.

© Enrique Menossi

Comedor
3/7

Comedor

Mesa, sillas, lámpara de cobre y candelabro de plata procedentes del showroom de Maria Lladó. Cuadro de Luis Hortalá.

© Enrique Menossi

Cocina
4/7

Cocina

Banco Thonet y mesa y sillas recuperadas. Parte de la vajilla también se ha restaurado. El suelo de mosaico hidráulico es el original de la casa. Lámpara a la venta en La Oca.

© Enrique Menossi

Dormitorio
5/7

Dormitorio

Textiles similares en Zara Home. Muebles antiguos y diseños procedentes delshowroom de María Lladó. Los suelos, restaurados, son los originales de la casa.

© Enrique Menossi

Baño
6/7

Baño

De estilo retro, es un espacio luminoso, amplio y funcional. Dispone de una cabina de ducha y una bañera exenta. 

© Enrique Menossi

Abierto al exterior
7/7

Abierto al exterior

La zona de día de la primera planta dispone de un acceso directo al jardín. Aquí se ve la entrada al comedor, donde vegetación aporta una nota refrescante que se disfruta desde el interior. 

© Enrique Menossi