¿No sabes cómo hacer de tu salón un lugar especial? ¿Quieres que tu sala de estar sea más acogedora? ¿Te gustaría darle un toque de distinción? No es ninguna novedad que el eclecticismo funciona y también en tu salón. Hace décadas que se puso de moda y, desde entonces, ha seguido muy presente en todos los ámbitos de lo que conocemos como lifestyle. En gastronomía se le conoce como fusión, en moda se traduce en combinar prendas de diferentes estilos, pero también en combinar low cost con piezas escogidas de grandes firmas. Ese detalle que bien elegido marca la diferencia. En el mundo del diseño interior sigue esos mismos patrones. “El secreto está en el detalle”, según nos explica José Miguel Simón, interiorista y director del espacio Iconno

El interiorista nos proporciona cuatro detalles que te ayudarán a convertirla en un lugar muy diferente. ¡No querrás salir de ella!

1.- La iluminación lo es todo

Como habrás oído decir muchas veces, la iluminación puede cambiar totalmente un espacio, darle calidez, convertirlo en un lugar acogedor, agradable… Si esa buena iluminación viene además de la mano de unas piezas espectaculares, que no dejan impasible a nadie, el éxito está asegurado. Elige diseños únicos, atractivos, y luces indirectas, cálidas, que inviten a la intimidad, a las confidencias.

Lámparas Balloons Lucie Koldova Dan Yeffet

2.- Las texturas marcan la diferencia

Quién no tiene en la retina la imagen de un sofá, frente al fuego, en el que tumbarse tapado por una manta suave, mullida… Probablemente sea una de las imágenes que más claramente se identifican con el confort.

Trasládala de la pequeña pantalla a la realidad y hazte con un sofá, unos cojines y esa deseada manta, en tejidos suaves. El alcántara y tejidos de texturas similares son siempre una buena elección para tu sofá.  Los cojines en alcántara, seda, angora o lana; y la manta, a ser posible, de pelo largo. Para completar el conjunto: una buena alfombra también de pelo largo en la que hundir los pies descalzos.

Textiles Ivano Redaelli

3.- El contrapunto

Entre esos detalles no puede faltar una pieza que atraiga todas las miradas, que sea radicalmente diferente a todo lo que la rodee. Acércate a un anticuario o a esa tienda de referencia en cuyos escaparates has pasado horas, y entra. Date el capricho y elige una butaca antigua, un secreter o una mesita de apoyo. ¿Otra opción? Seguro que tienes en mente algún mueble antiguo de la familia… ¡pídele a tu madre que te lo regale!

SOFA VINTAGE

4.- Materias nobles

El peso que da la materia a un objeto es incuestionable. Una madera noble maciza es rotunda, un metal sobrio también, pero la piedra… la piedra es posiblemente la estrella de todas las materias. Y entre ellas el mármol es sin duda el rey. Si alguna vez pasas por delante de uno de esos almacenes de mármoles al aire libre, repletos de planchas en bruto, te aconsejo que pares y eches un vistazo. Es sobrecogedor. Esas piezas en sí mismas son verdaderas obras de arte.

Si las combinas con un diseño sencillo, elegante, tienes otro éxito seguro y muy a la última, ya que esta fue una de las apuestas del último Salone del Mobile de Milán.

Mesa de Piedra Planet Rimadesio