«Es el espacio de la casa donde sucede todo y una estancia donde la personalización es vital. Es el corazón de la vida cotidiana donde, según la compañía, se producen 4 momentos esenciales: Momento amigos, Momento celebración, Momento jugar y Momento relax...». Así define IKEA al salón, el protagonista de su último proyecto que ha revolucionado la capital, y no podemos estar más de acuerdo. 

Desde el 6 de octubre y hasta el 22 el emblemático y señorial edificio de la calle Princesa 66 de Madrid acogió el Hotel Salón de IKEA, un espacio peculiar espacio efímero –sí, como IKEA Temporary, la tienda solo para dormitorios– en el que solo había salones.

«Con Hotel Salón hemos querido hacer un homenaje a este espacio de la casa mostrando cómo podemos disfrutar al máximo de él tanto como un lugar de recogimiento y de encuentro con nosotros mismos, como de comunicación y socialización con los demás», explicaba Lorenzo Meazza, responsable de interiorismo de Ikea España.

Entre los 8 salones diseñados algunos clásicos y elegantes, otros para adictos a las series, videojuegos o el cine, una sala para meditar, para los amantes del deporte y diseños perfectos para hacer las delicias de los más pequeños. Todos y cada uno de ellos te los muestra sin perder detalle Guille García-Hoz que estuvo ahí.