Es curiosa la forma en la que la que nuestros gustos en decoración pueden acabar influyendo en nuestra elección a la hora de marchar de vacaciones. Y es que según Hundredrooms, el comparador de alojamiento vacacional, cada vez más viajeros prefieren alojarse en un apartamento o en una casa turística, “ya que permite precios más accesibles y mayor libertad que otro tipo de alojamiento”. Y de este número de viajeros, el 46% son familias, de ahí que sea tan importante la adaptación del espacio y, por ende, de la decoración.

En estos alojamientos más particulares, el objetivo de niños y adultos es sentirse como en casa y para ello la decoración juega un papel fundamental, cumpliendo una serie de características.

Espacios claros, luz natural y suelos brillantes

Foto: Hundredrooms

Las paredes blancas o los colores claros y neutros están entre las preferencias de las familias, ya que crean sensación de amplitud, además de limpieza y confort. Obviamente la existencia de luz natural potencia aún más si cabe esta calidez, de ahí que se prefieran grandes ventanas en las estancias, así como una buena luz artificial cuando llega la noche.

Y si esa luz se refleja en los suelos brillantes, la satisfacción de estos viajeros se incrementa, si bien es cierto que también gustan muchos los pavimentos en tonos marrones o de imitación a la madera.

Muebles confortables

Foto: Hundredrooms

Se demandan alojamientos con los muebles adecuados en proporción a las estancias, para poderse mover libremente y que generen un equilibrio visual. Sofás grandes donde pueda acomodarse toda la familia, camas que cuenten con todos los accesorios que la hagan más acogedora y, por supuesto, que todo el mobiliario esté limpio y en perfectas condiciones. 

Estilo moderno con toques rústicos

Foto: Hundredrooms

En esta misma línea, los huéspedes de este tipo de alojamientos prefieren un estilo moderno, de muebles sencillos pero con algún toque rústico siempre, ya sea una pared de piedra, una chimenea, la grifería o la decoración con plantas. De lo que se trata es de acercar a las familias su lado más campestre en pleno centro de la ciudad y con ello conseguir una tranquilidad que siempre se agradece dentro de la casa o apartamento.

Decoración viva, armónica y creativa a partes iguales

Foto: Hundredrooms

Porque los colores no están reñidos en los ambientes claros, bien al contrario, generan elementos focales atrevidos que dan el toque divertido a la casa o apartamento. El toque de color lo puede dar un cojín, una pared, una vajilla, etc, siempre evitando que la cortina se confeccione en algún color, ya que este tejido debe ser siempre neutro o blanco para dejar pasar la luz al máximo.

La coherencia estética es muy importante en este tipo de alojamientos porque los viajeros quieren sentirse cómodos, pero también que se note cierto buen gusto en la decoración. Se trata de sentirse como en casa pero a la vez en un sitio distinto a tu hábitat diario, de forma que se pueda desconectar de la rutina, que es de lo que se trata cuando uno viaja por vacaciones.

La importancia de las fotografías

Foto: Hundredrooms

Uno de los aspectos en los que la decoración influye mucho a la hora de ofrecer un alojamiento turístico es la toma de fotografías. Al hecho de colgar más o menos imágenes -lo recomendable son 15-25- y aportar la máxima información, de lo que se trata es de cuidar los detalles para que el resultado visual sea lo más atractivo posible y que los viajeros queden prendados del alojamiento.

Vestir la mesa con mantelería y vajilla, una chimenea encendida, las vistas del exterior en un día de sol y que todo esté limpio y ordenado son algunos de los consejos a seguir. Y sobre todo, mostrar la realidad, nada de retoques ni encuadres complicados en las imágenes.