Según los expertos del mundo laboral, el espacio de trabajo debe reunir una serie de requisitos mínimos para que se desarrolle correctamente: una fuente de luz natural, cierto orden, espacio de almacenaje, una silla cómoda y ergonómica, solo el material necesario a la vista y una decoración en colores suaves. El blanco y el verde en un tono claro son los colores recomendados para un estudio.

Los espacios de trabajo modernos, además de buscar la funcionalidad y cumplir estas condiciones, apuestan por el diseño y encontrar su propio estilo a través de la decoración. Son espacios que definen nuestra personalidad a través de una selección de piezas y objetos que hablan de nosotros y de nuestro trabajo.

Tanto si cuentas con tu propio estudio o despacho en casa, como si trabajas desde una mesa bajo la escalera o cualquier otro rincón de la casa, es fundamental que este espacio sea agradable y contenga objetos que te definan. Está demostrado que trabajar en un entorno agradable con plantas, colores suaves y objetos personales ayuda a la concentración y alimenta la inspiración.

Decoración de despachos en casa

Fotografía: The Norrmans

La mesa debe tener la forma y el tamaño adecuado para desarrollar tu trabajo sin contratiempos, depende del número de horas que le dediques y de tu profesión deberás adquirir una mesa que se ajuste a tus necesidades. La silla es aún si cabe más importante, debe ser cómoda y ergonómica para que la espalda no se resienta con el paso de las horas. Si los situamos junto a una ventana que reciba luz natural, ya tendremos  más de la mitad del camino hecho.

Para mantener el orden en un espacio de trabajo moderno, debemos tener cerca estanterías y cajoneras que nos permitan tener todo recogido y a mano. Actualmente podemos encontrar una gran variedad de estantes y cajoneras con un diseño y acabado actuales. También podemos utilizar cestas de mimbre, cajas de madera vintage o bolsas de papel para almacenar el material de una forma original.

Los paneles de inspiración o moodboard son muy importantes para los perfiles más creativos (diseñadores, arquitectos, artistas, pintores, etc). Podemos utilizar un tablero de corcho o de madera, una rejilla metálica o directamente sobre la pared y colocarlo a la vista.

Por último, en un espacio de trabajo moderno no debe faltar la iluminación –natural y de una lámpara bonita con un diseño actual, plantas de interior o un jarrón con flores naturales que le aporte alegría, fotografías, cuadros o ilustraciones que te inspiren y alguna pieza personal. 

Un escritorio debajo de la escalera
1/14

Un escritorio debajo de la escalera

Fotografía:  IKEA 

Detalle en madera
2/14

Detalle en madera

Fotografía: Floor

Pizarra industrial
3/14

Pizarra industrial

Fotografía: Photography & Styling por © Tiffany Grant-Riley 

Juego de colores y contrastes
4/14

Juego de colores y contrastes

Fotografía: Oh Happy Da por Paul Ferney

Lámpara industrial
5/14

Lámpara industrial

Fotografía: vtwonwn por Barbara Kieboom 

Detalle vegetal
6/14

Detalle vegetal

Juego de alturas en las estanterías
7/14

Juego de alturas en las estanterías

Fotografía: por Holly Marder 

Accesorios montados
8/14

Accesorios montados

Fotografía:  Home Polish

Estilo nórdico
9/14

Estilo nórdico

Fotografía: Holly Marder 

Escritorio en madera
10/14

Escritorio en madera

Fotografía: The Design Chaser

Estanterías a doble altura
11/14

Estanterías a doble altura

Fotografía: OYOY 

Escritorio multiusos
12/14

Escritorio multiusos

Fotografía: Week Day Carnival 

El protagonista de la esquina
13/14

El protagonista de la esquina

Fotografía: The Norrmans 

Oficina multifuncional
14/14

Oficina multifuncional

Fotografía: AMADOR TORIL