Cuando nos enfrentamos ante una pared en blanco pueden surgir muchas dudas sobre el proceso de decoración. Rellenar un muro vacío no es tan sencillo como parece y antes de llevarlo a cabo debemos tener en cuenta muchos factores. Es muy importante valorar el estilo decorativo de la estancia, la gama de colores, el equilibrio de objetos y sobre todo, nuestro presupuesto.

Hasta hace un siglo la única alternativa para decorar una pared eran los cuadros y molduras, no había mucho donde elegir. Pero hoy en día existen infinidad de opciones que sacarán el máximo partido a las superficies verticales. Si eres de los que te gustan las soluciones decorativas originales y con personalidad, hoy vamos a ofrecerte hasta 10 propuestas diferentes para decorar tus paredes en blanco.

 

1. Composición de cuadros y láminas

Es la solución más extendía y que más siglos lleva entre nosotros. Utilizar la pared a modo de galería siempre será una solución estética perfecta. Ya sea una pareja de cuadros, un tríptico o una composición armoniosa, todas las opciones son válidas.

 

2. Un solo cuadro como protagonista

Si posees una obra de arte, fotografía o cartel de gran formato y digno de ocupar una de tus paredes, él solo conseguirá atraer toda la atención. En este caso el tamaño si es importante, ya que los cuadros demasiado pequeños pueden dejar desnuda la pared. Sobre una chinea, el sofá o la cama, estas paredes en blanco piden a gritos un cuadro protagonista.

 

3. Galería de fotos

Si lo tuyo es exponer las fotografías familiares, las de tus viajes o eres coleccionista de fotografía, la mejor solución es exponerlas en un lugar preferente.  Al igual que la opción de un solo cuadro, la pared sobre el sofá, la cama o la la escalera, pueden ser la mejor alternativa.

 

4. Colección de espejos

Los coleccionistas de espejos pueden crear una preciosa composición en una pared en blanco y dejar con la boca abierta a sus invitados. Nuestros preferidos son los espejos de caña.

 

5. Espejo XXL

Otro espejo, en este caso de tamaño XXL, puede decorar una de las paredes de tu casa con mucho estilo. Nuestro consejo es que lo dejes apoyado en lugar de colgarlo.

 

6. Platos

Una de las soluciones más originales es la de decorar la pared con una colección de platos. De todos los tamaños y colores, piezas vintage con vajillas actuales, pintados a mano o serigrafiados… te sorprenderá el efecto.  

 

7. Estanterías a medida

La solución más practica colocar una estantería a medida en esa pared en blanco. Podrás mantener tus libros ordenados y añadir algún objeto decorativo para darle personalidad.

 

8. Apliques de luz escultóricos

Algunos apliques de luz parecen auténticas esculturas y transformaran tu pared por completo.

 

9. Esculturas o piezas de artesanía

Una de las propuestas más elegantes es la de decorar la pared con una escultura creada para superficies verticales. Pero también podeos encontrar piezas artesanales como gaviotas de porcelana, las famosas algas de Vita o las golondrinas de cerámica portuguesas.

 

10. Luces de neón

Para los más atrevidos, las luces de neón son la opción más original para darle vida a una pared en blanco. Si quieres más inspiración no te pierdas el artículo que le dedicamos hace unas semanas.