Hace ya un tiempo que las mamparas para baño comenzaron a robarle el protagonismo a la tradicional cortina. Y es que aunque éstas han acompañado a bañeras y duchas durante años, la realidad es que son poco efectivas a la hora de impedir la salida de agua.

Frente a este problema aparecieron las mamparas, ideales para evitar las incómodas salpicaduras y garantizar la máxima seguridad en el baño. Y es que las mamparas para duchas de última generación son fáciles de instalar, adaptables, cómodas y con un alto componente estético.

En cuanto a los tipos de mamparas encontrarás modelos que maximizan la integración, los que incorporan tratamientos antical para facilitar la limpieza o los que incluyen baldas y estantes. Sin olvidarse de las piezas con cristales decorados que son toda una obra de arte.

Por lo que concierne a los materiales, los acrílicos y el cristal siguen siendo los más usados. Los primeros por ser muy ligeros y económicos, mientras que los segundos se fabrican con paneles securizados, garantizando así que, en caso de rotura, el cristal no se haga añicos.

En cuanto a los acabados, destaca por encima de todos el cristal transparente que crea profundidad visual y da lugar a un baño más luminoso y amplio.

Pero, ¿qué le debemos pedir a una mampara para ducha? Aquí entran aspectos como que sea fácil de abrir, sencilla de limpiar, que no ocupe demasiado espacio… pero, sobre todo, lo primero que se deber tener en cuenta es cómo queremos que sea el espacio de ducha y cómo encajará con el diseño de nuestro baño.

A continuación te mostramos una selección de mamparas Duscholux –firma pionera en la fabricación de mamparas en España con más de 40 años de experiencia– para que te inspires y encuentres la que mejor se adapte a tus necesidades.