El Born de Barcelona es el barrio ideal para disfrutar del mundo del vino a través de la compra, la cata o el tiempo compartido con amigos. Esa es exactamente la propuesta de Agüita y de sus creadores, Damián y Alex dos apasionados de la enología que vieron en un antiguo almacén en desuso de este histórico barrio de Barcelona la oportunidad para realizar este proyecto.

Desde el principio, con la intención de incidir en la autenticidad que caracteriza la oferta de Agüita y de realizar una reconversión lo menos invasiva posible del antiguo almacén al actual espacio, Rodrigo Izquierdo Design Studio ideó un proyecto que optaba por mantener elementos originales y respetar la estética de las edificaciones típicas del Born. Muestra de ello, es cómo se articulan los 63m2 útiles de que dispone el enclave, donde una sala central da accesos a las anexas mediante arcos de piedra y techos abovedados. También se ha ido con mucho cuidado a la hora de restaurar y limpiar el suelo, el techo y las paredes. Por eso al adentrarse en el espacio de Agüita se observa una intervención respetuosa con la memoria del local y a su vez se aprecia una puesta en escena de un interiorismo donde se han cuidado todos los detalles. Desde la iluminación hasta el mobiliario hecho a medida con acabados lacados, brillantes le dan al lugar un toque contemporáneo.

Todos los muebles son diseños originales de Rodrigo Izquierdo para Agüita como por ejemplo la mesa cuya parte superior se compone de baldosas rectangulares dispuestas en un pattern geométrico y las patas se configuran a partir de unas planchas perforadas en forma de malla, que según la perspectiva visual sugieren un efecto “moiré”. También llaman la atención los taburetes de la zona lounge, con un look industrial y realizados en madera maciza lacada, evocan tapones de botella o la lámpara que consta de dos elementos suspendidos simétricos y de esferas de luz en disposición alternada, evoca moléculas de vino.

Una de las características singulares de este proyecto es el contrapunto entre los elementos del local y las piezas de diseño contemporáneo. En ese sentido se aprecia un meditado contraste que crea una atmosfera coherente entre la oferta de Agüita y el espacio que acoge. Todos los detalles están cuidados, hasta la selección cromática: la mesa central está barnizada en verde turquesa, las sillas y taburetes en verde esmeralda, y las cortinas en verde musgo, como si se tratasen de distintas tonalidades de agua o “agüitas”.

Baños que saben enamorar
1/11

Baños que saben enamorar

Colección que enamora
2/11

Colección que enamora

Diseños que dejan con la boca abierta
3/11

Diseños que dejan con la boca abierta

Entrada con estilo
4/11

Entrada con estilo

Espacio verde
5/11

Espacio verde

Huecos que lucen como solo ellos saben
6/11

Huecos que lucen como solo ellos saben

Flores y vino, la mejor combinación
7/11

Flores y vino, la mejor combinación

Luz, vino, plantas y el mejor diseño
8/11

Luz, vino, plantas y el mejor diseño

Un remanso para descansar y disfrutar
9/11

Un remanso para descansar y disfrutar

Vino con esencia
10/11

Vino con esencia

Vinos y destilados de diseño
11/11

Vinos y destilados de diseño