Tras vivir en sus carnes la presión del liderazgo en Gormaz, Albert e Iván se enfrentaban a su primera prueba de expulsión y dieron claras muestras del camino que les quedaba por recorrer en cuestión de interiorismo. Para Pepe Leal, la elección de los colores café fue muy poco Lomana y tampoco convenció a Tomás Alía el toque animal print sobre la cama. A la invitada no le sedujo el enorme espejo que los hermanos colocaron frente a la cama.

Albert e Iván

A favor

  • Con los paramentos verticales y horizontales son los más aventajados. La tarima ya no es ningún secreto para ellos.
  • Su altura y físico les permiten mover todo tipo de mobiliario con total destreza desde el almacén.
  • No fueron los más acertados con la integración de la rueda, pero según Carolina Castedo estuvo bien resuelta.
  • Son organizados y se complementan a la perfección, apenas pierden el tiempo discutiendo las opciones.

En contra

  • El interiorismo y la decoración no son su fuerte. Están algo perdidos en cuanto a cuestiones de gusto.
  • Los tonos elegidos resultaron monótonos y faltaba armonía con el resto de elementos del mobiliario.
  • El cabecero elegido era ligeramente más pequeño que el ancho de la cama y el espejo tuvo demasiada relevancia.
  • La alfombra, el menaje y los visillos no aportaron la calidez que demandan estos espacios de interior.