Una casa sostenible y eficiente es muy importante por eso, ya que estamos puestos en reformas, es interesante apostar por soluciones sostenibles en cada uno de los ámbitos domésticos en los que son factibles, sobre todo en lo que se refiere a consumos. Lo mejor: puedes incorporarlas poco a poco

No hace falta más que poner la palabra “viviendas sostenibles” en el buscador para darnos cuenta de que se trata de una realidad actual, algo que buscamos, deseamos y entendemos ya como imprescindible; es una tendencia que llegó para quedarse y que se ha instaurado con fuerza. Se trata de un concepto que abarca tanto el ámbito constructivo como el del propio equipamiento, lo que llamaríamos el ‘contenido’ y el ‘continente’ de la casa. Y son muchos los proyectos ya existentes, así como profesionales especializados en esta materia. En el caso que nos acontece a la hora de hablar de reformas, son factibles diversas aplicaciones que se pueden ir implementando en nuestro hogar con el fin de convertirlo en un hábitat sostenible y, si es posible, más ecológico. Se pueden hacer todas de golpe si se trata de una reforma integral o bien paulatinamente. Y lo más importante, no se está hablando tanto de la parte estética, sino de la que no se ve, la que valora las verdaderas condiciones de confort, habitabilidad, uso, eficiencia, durabilidad, etc.

De fuera, adentro

Si se habla de una casa, la fachada es el primer foco a tratar a nivel de eficiencia, seguida del aislamiento de cerramientos y ventanas con el plus o no de poderse aprovechar de la orientación de las estancias. Esto último ya entra en juego si hablamos también de un piso o apartamento dentro de un bloque de edificios. A partir de aquí, todo lo que tiene que ver con los consumos de agua, iluminación, climatización, electricidad, etc., es donde hay que centrar la inversión de los cambios para lograr ahorros de hasta un 50%, teniendo presente todo el tema de certificaciones y etiquetados. Y luego ya habría que entrar en detalles.

¿Qué es una vivienda sostenible?

Una casa sostenible es bioclimática: aprovecha las condiciones naturales para disminuir todo lo posible las necesidades energéticas. Actualmente, las innovaciones y los nuevos materiales ayudan a controlar estos consumos y a fomentar unos espacios saludables en los que vivir, trabajar, etc.

Cosas a tener en cuenta

  • Eficiencia urbana. Existen envolventes de edificios que contribuyen a mantener la temperatura constante todo el año, pudiendo prescindir de calefacción.
  • Instalar un jardín en la azotea ayuda a paliar las emisiones de dióxido de carbono y se ahorra hasta un 30% en la climatización del edificio, debido al ‘efecto toldo’.
  • Materiales de vanguardia. Los llamados ‘solid surface’ son los materiales constructivos de última generación basados en fabricaciones sostenibles. Tienen infinidad de aplicaciones en una vivienda.​
  • En una reforma, siempre hay que acabar pintando las paredes, con lo cual, mejor optar por pinturas ecológicas al agua para suelos y paredes de interior especialmente indicadas para hogares saludables y así también podrás minimizar alergias.

casa eficiente

Energías renovables

Saber las necesidades. Cada vivienda es un mundo, por lo que hay que analizar la solución más adecuada que permita el máximo aprovechamiento de los recursos.

Conocer las opciones. Existen algunas energías muy conocidas, pero hay otras que lo son menos, como la geotermia o aerotermia.

Principal ventaja. El ahorro energético de electricidad, gas u otro combustible fósil. Además, como se genera la energía en el sitio donde se consume, se evitan los gastos ocasionados por el transporte de combustibles hasta casa.

Especialización. Son instalaciones seguras y fiables, con una evolución muy competitiva.

Tipos de energías renovables. Están las que generan energía térmica para agua caliente, calefacción o ambas. Y las que producen energía eléctrica (solar fotovoltaica y minieólica), que pueden ser usadas como único recurso disponible para generar electricidad.

Cómo hacerlo

  • Aislar correctamente techos, paredes y suelos con materiales adecuados, eficientes.
  • Colocar ventanas de doble y triple cristal, para aislar acústica y térmicamente.
  • Elegir electrodomésticos con etiqueta energética.
  • Usar bombillas de bajo consumo en las lámparas.
  • Optar por pinturas naturales no tóxicas.
  • Instalar sistemas de restricción del caudal del agua.
  • Instalar fuentes de energía renovables.
  • Elegir materiales naturales y reciclables para la decoración.

¿Cuánto cuesta?

A la hora de construir una casa ecológica hay que tener en cuenta estos factores: 30-50% coste del terreno, 10% proyecto de arquitectura, 8% licencias y visados, 40% coste de construcción. Concretamente, la casa diseñada a medida sin prefabricados, materiales naturales y diseños totalmente a la medida del cliente, puede tener un precio desde 1.000€/m2. Va a depender del material.

Claves para conseguir una casa más sostenible

El Jefe de Sector online de Materiales, Electricidad, Fontanería y Calor en Leroy Merlin España, Rubén Cordero nos da seis consejos para que logremos que nuestras viviendas sean mucho más sostenibles y generosas con el medio ambiente. Además de reducir el impacto ambiental de nuestra vivienda, el afrontar una reforma desde una perspectiva sostenible nos ayudará a ahorrar en el gasto energético futuro. Aunque también existen medidas que puedes tomar sin necesidad de obras. Estos son algunos ejemplos:

1. Apuesta por la eco-climatización

Disminuye tu consumo energético apostando por un confort más sostenible, con estufas de pellets, cronotermostatos y bombas de calor.

2. Utiliza tecnología led

Es mucho más eficiente y duradera, y ahorrarás hasta un 90% respecto a las antiguas bombillas halógenas. Además, para ahorrar en luz, puedes colocar detectores de movimiento y reguladores repartidos por toda la casa.

3. Elige siempre electrodomésticos de bajo consumo

Fíjate en la etiqueta de calificación energética y opta por aquellos que tengan una calificación A+ o superior. Es una forma fácil, rápida y segura de conocer el nivel de eficiencia energética de los aparatos y poder comparar unos con otros. Hoy en día es obligatorio mostrar la etiqueta energética en frigoríficos, lavadoras, secadoras, lavavajillas, hornos, televisores, bombillas, aires acondicionados y aspiradoras.

4. Instala eliminadores de stand by

Es una medida sencilla y eficaz, con la que podrás detener el consumo fantasma de tus electrodomésticos, que supone hasta el 11% del consumo eléctrico de las casas.

5. Consume solo el agua que necesites

Los aireadores para grifos mezclan el agua con el aire y reducen el caudal un 50%, logrando que la sensación sea la misma, pero con un menor gasto. Los grifos termostáticos, por su parte, te permiten prefijar la temperatura del agua, con lo que no derrocharás litros y litros sin sentido ni tampoco energía en conseguir la temperatura adecuada (con un grifo tradicional se gastan unos ocho litros hasta que sale el agua caliente). Por otra parte, las cisternas de doble descarga te permiten escoger la cantidad de agua que se utiliza en el WC.

6. Recurre a las energías renovables

Para apostar por las energías renovables, más ecológicas, limpias y, a largo plazo, más económicas, puedes tomar diferentes medidas. Así, por ejemplo, para cubrir las necesidades de energía eléctrica puedes recurrir a la energía solar haciéndote con un kit fotovoltaico. Son perfectos para tener potencia adicional, muy útiles como sistema alternativo en caso de apagón o para casas aisladas.

Guia Reformas 2019