Este piso se ubica en un edificio de 1978, obra del estudio MBM (Bohigas, Martorell, Mackay) en el barrio de Sarriá de Barcelona, en un bloque de tipología atípica: la suma de las casas unifamiliares que antaño componían un pueblo al margen de la gran ciudad.

Un bloque que, por la introducción de espacios como el pasaje acristalado y las pasarelas de acceso directo a cada vivienda, es una prolongación de su entorno.
 

Mira la galería de imágenes


«Años atrás, recién licenciado, pasando por esta calle, reconocí el edificio de Bohigas. Desde el patio común, entendí aquella construcción. Era de noche, que es cuando más mágica resulta la finca, y me entusiasmó», cuenta el propietario. Poco imaginaba que tiempo después esas casas se pondrían a la venta. Y compró una.

El piso es de unos 125 m2, con acceso directo desde la calle. Es un tríplex con todas las plantas subdivididas en dos planos a distinto nivel. «Estaba en mal estado, afectado de reformas parciales que, sumadas, habían desfigurado la ideal original del proyecto», explica el arquitecto Jordi Roldán, autor de la rehabilitación de la vivienda a cargo del estudio 34arquitectura. La reforma consistió básicamente en recuperar la esencia del proyecto de Bohigas: la relación visual entre espacios, la ventilación cruzada, la continuidad casi horizontal entre niveles y la relación directa con el exterior.


Reforma Bohigas Martorell Mackay 1

Fotografía: Mark Peters


Cada planta, cada rellano intermedio de las escaleras, se destina a un único uso. Sin paredes medianeras, sin puertas, salón, cocina-comedor, entrada, estudio y habitación, estos dos últimos con baño en el mismo nivel, componen una estructura funcional contemporánea. Por su parte, las ventanas comunican las diferentes alturas: una vez hacia el patio y la siguiente hacia la calle, y así sucesivamente.

Lo que relaciona las plantas es el mismo concepto decorativo aplicado: la disposición de armarios y demás elementos de almacenamiento (fabricados a medida, siempre blancos, en el lado opuesto de las escaleras, de suelo a techo y casi mimetizados con los muros) como telón de fondo de las piezas de mobiliario y decoración que protagonizan el interior. Sillas de Charles & Ray Eames, taburetes de Alvar Aalto, muebles de Noguchi, Le Corbusier, Matégot, Prouvé… resumen la pasión por el diseño de mobiliario del siglo xx de su propietario. Piezas vivas tantos años después de su concepción y manufactura. Muebles con carácter, casi siempre de líneas curvas, de madera o metal, como contraste de lo estático, de los fijo, de lo construido. Contenido y continente.

Iluminación
Mark Peters
1/11

Iluminación

Las luminarias de pie dirigibles son la mejor solución para iluminar un espacio y darle versatilidad. Úsalas en tu rincón de lectura.

Baño
Mark Peters
2/11

Baño

Tras un muro de cristal se encuentra un elegante baño de diseño. El blanco es el color predominante. Butaca Plywood LC, de Charles & Ray Eames.

Escalera
Mark Peters
3/11

Escalera

Utiliza el espacio bajo la escalera para almacenar o decórala de forma ligera. Lámpara Cesta, de Santa & Cole.

Cocina
Mark Peters
4/11

Cocina

Integra una cocina abierta al comedor eligiendo los mismos materiales para encimera y mesa o el mismo color.

Dormitorio
Mark Peters
5/11

Dormitorio

Un espacio cálido con predominio de las maderas naturales. Aquí el armario es una pieza estética que funciona como marco para que los otros elementos protagonicen el espacio.

Estudio
Mark Peters
6/11

Estudio

Una zona importante de la vivienda es la dedicada al estudio de arquitectura del propietario. Aquí el blanco es el color predominante. Lámpara-flexo Tolomeo, de Artemide.

Comedor
Mark Peters
7/11

Comedor

Desde cada estancia se puede ver el nivel superior e inferior de la casa. Las ventanas comunican las diferentes alturas. 

Arte
Mark Peters
8/11

Arte

Un cuadro de Manolo Ballesteros inunda de luz el nivel de acceso, y uno taurino, de Miquel Barceló, se ubica en el salón. Todos proceden de Miquel Alzueta. Mesa auxiliar de Mathieu Matégot.

Comedor
Mark Peters
9/11

Comedor

Lámpara Arco, de Achille Castiglioni para Flos. Sillas de Jean Prouvé y Charles & Ray Eames. Taburete de Alvar Aalto. En la terraza, silla Barceloneta, de Federico Correa y Alfons Milà.

Salón
Mark Peters
10/11

Salón

Sofá de diseño hecho a medida. Butacas LC2 de Le Corbusier. Mesa de centro Isamu, obra de Noguchi. Alfombra de piel de potro. Lámpara blanca TMM, de Miguel Milá, en Santa & Cole. Lámpara negra Pedrera, de Barba Corsini. Mesitas de Mathieu Matégot.

Rincón de estudio
Mark Peters
11/11

Rincón de estudio

Cuadros con los planos originales de MBM. Lámpara de Jieldé. Mesa de Jean Prouvé.