Con la idea de crear un espacio donde se pudiera desarrollar una vivienda y un showroom y estudio de interiorismo propiamente dicho, el fundador de Ynot, Jaime de Pablo-Romero Rojas, compró este luminoso piso de grandes proporciones y lo reformó en su totalidad (durante cinco meses) para recuperar su encanto. Lo que más le gustó fueron los elementos originales, que había sido una oficina –en ese momento destrozada, por lo que era un reto recuperarla– y, cómo no, la ubicación.

Con la reforma se logró actualizar esta vivienda de los años veinte convirtiéndola en un espectacular estudio de interiorismo y espacio multidisciplinar sin perder un ápice de la esencia de la misma. “El mayor problema que tenía era el típico de los inmuebles de principios de siglo, una importante zona exterior y un pasillo eterno y oscuro que te llevaba al área de noche y la cocina”, comenta Jaime.

 

Su propuesta fue darle la vuelta a la casa, sacando la cocina de la zona interior y llevándola junto con el comedor a la central de la casa; se eliminaron los pasillos y se aprovechó la altura de los techos para crear cómodos rincones de descanso. Para lograrlo, se derribaron muros que dotaran de mayor superficie a los espacios, se actualizaron las instalaciones, incluyendo un sofisticado sistema de control domótico y audiovisuales y se eligió el color blanco para los paramentos como hilo conductor.

Asimismo, se recuperaron elementos originales, como las puertas, suelos, molduras, vidrios y radiadores. En cuanto a la decoración, cabe destacar la importancia que en ella tiene el arte. “Es parte indispensable del espacio, yo no entiendo el interiorismo sin él, pero es que, además, en este proyecto el arte genera nuevos espacios, como es el caso del comedor”, asegura Jaime. Cada uno de ellos es una propuesta distinta al resto en cuanto a estilo, pero siempre generando una armonía entre todos, de modo que convierten a esta vivienda-estudio en un espacio especial y equilibrado. Ideal para vivir y trabajar.

Vistas
1/7

Vistas

Sofás modulares, pufs y alfombra de Gan. Mesas auxiliares y escultura de piernas en la pared de Oscar Vautherin. Jarrón de Zara Home. Al fondo, sobre la mesa, escultura de piel de Daniel Gastalver.

Comedor
2/7

Comedor

Mesa y sillas de los años cincuenta, de Muebles Herraiz. Lámpara antigua, de Ynot. Esculturas de árboles de Oscar Vautherin. Cuadro Las Salinas y Campano, de Pinturapintura.com. Sobre la mesa, escultura amarilla de Anmoder y Adam y Eve (jarrones rojos), de Andrea Santamaría, en Mondo Galería. Alfombra Grey Mix, de BSB.

Dormitorio
3/7

Dormitorio

Ropa de cama de Zara Home. Cojines de terciopelo de Kravet, en Pepe Pañalver. Mesilla de noche de La Colorería SVQ. Sobre ella, lámpara Leucos, en cristal soplado, y escultura de piel de salmón, de Daniel Gastalver, Lámpara de techo de John Tomjoe. Alfombra de Jacaranda, a la venta en Macarena Saiz.

Cocina
4/7

Cocina

Diseñada por Ynot en madera, latón y cobre. Cactus de Oscar Vautherin. Figuras doras al lado del grifo, de Tom Dixon. Cuadros de María Blanco. Lámparas de Flos.

Baño
5/7

Baño

Mármol y oro, un binomio sinónimo de lujo. Utilízalo en revestimientos de piezas importante. Un toque ‘aleatorio’ para todos los espacios de la casa.

Sala de estar
6/7

Sala de estar

Mueble TV diseñado por Ynot. Mesa auxiliar en verde y figura de balón sobre ella de Oscar Vautherin. Cuadro de Anmoder. Alfombra, pufs y asientos de Gan.

Jaime de Pablo-Romero Rojas, interiorista y fundador de Ynot
7/7

Jaime de Pablo-Romero Rojas, interiorista y fundador de Ynot

“El uso del sentido común y la ausencia de caprichos innecesarios dan como resultado espacios acogedores, con mucha personalidad y siempre distintos”