Como cada jueves a media tarde, salí de la oficina cansadísimo. La semana estaba siendo ajetreada y había días en que parecía que sí me quedaba más rato sentado en la oficina, esta me engulliría. Necesitaba claramente un refrigerio y me encaminé junto a dos compañeros en mi misma circunstancia a la terraza interior de un bar cercano. Nos lo habían recomendado por sus buenos aperitivos en un ambiente acogedor de diseños simples y pulcros. El camarero era un hombre elegante que, después de sentarnos en un cómodo espacio circundado por bambú y limoneros, no vaciló en recomendarnos algo bien frío: Appletiser.

Lo cierto es que no lo habíamos probado nunca, nos lo planteó como una bebida con mucha historia, pero recién llegada a la Península y dijo que no tardaría en convertirse en una bebida trendy. Nos contó que estaba hecho a base de zumo de manzana ligeramente carbonatado, es decir, con burbuja fina. Así pues, nos decidimos a catar el Appletiser con una pequeña colación.

No tardó en traernos unos vasos con un gajo de lima y unas botellas de vidrio singulares con un logo estilizado, uno de mis amigos no pudo evitar decir  “la botella es realmente bonita”. Sin duda lucía muy bien.

La cosa mejoró más cuando probamos nuestro Appletiser. Estaba muy frío y nos sentaba genial después de un día tan caluroso. Pero aun mejor era el sabor a manzana. Una bebida así de natural estaba muy rica. Muy rica. Era unánime. 

Por fin podíamos relajarnos y soltar la tensión de la jornada. Estuvimos charlando un buen rato sobre deportes, bienestar y literatura. En plena conversación, tras dar otro sorbo de mi refrescante Appletiser me decidí a informarme por Internet de esta bebida tan natural, el camarero había dejado caer que “tenía historia” y eso me llenó de curiosidad. Y era cierto. ¡Appletiser viene de lejos! Nació en Sudáfrica en 1966 a manos de un tal Edmond Lombardi, que elaboró esta genialidad después de seleccionar cuidadosamente entre muchos tipos de manzana. Además, descubrí que Appletiser lleva casi cincuenta años siendo una de las bebidas favoritas en las islas Canarias.

appletiser naturalmente irresistible

Ya había saciado mi curiosidad y decidí seguir disfrutando con mis amigos de este momento de ocio hasta que más tarde nos despedimos.

No han pasado muchos días desde entonces y debo decir que hemos repetido ya varias veces. Relajarse y disfrutar de un momento positivo a diario es esencial y hacerlo acompañado de Appletiser, nuestro gran descubrimiento, es fantástico porque es cierto, es una bebida refrescante y naturalmente irresistible.