Al contrario que sus compañeras, a Borja y a Qrro les traicionan las prisas. Los nervios no son buenos compañeros de viaje en este tipo de exámenes, pese a que tratan de equilibrarlos con el esfuerzo y las ansías de continuar en la competición. Lo cortés no quita lo valiente, los vascos lo dieron todo en las pruebas de exteriores y es justo mencionar las magníficas valoraciones del trabajo del ertzainta en los baños de Los Fresnos y Gormaz. La tarima de la prueba de expulsión era difícilmente salvable.

Borja y Qrro

A favor

  • Son currantes y se dejan la piel en todo lo que hacen. Dan el 200%, pero en esta prueba es necesario algo más.
  • Se ganaron en tiempo récord el cariño de sus compañeros y dieron el Do de pecho en las dos obras de interior.
  • La elección de dos tonalidades en los paramentos verticales y jugar así con las texturas y crear cierta armonía.
  • Su físico fue una aliado, ya que les ayudó a transportar sin problemas el mobiliario y los materiales.

En contra

  • La ejecución del suelo fue nefasta. Fruto de las prisas, las láminas de tarima estaban mal encajadas.
  • Tal y como les señaló Pepe, maltrataron parte de los elementos como el espejo y el cuadro que terminaron rotos.
  • La elección de la ropa de cama y de las lámparas, casi tan grandes como las mesitas de noche, fueron desafortunadas.
  • La integración de la rueda como lámpara iba bien encaminada, pero la ejecución final fue un desatino.