El terciopelo ha llegado para instalarse (¡y quedarse!) en cualquier habitación de la casa. En cortinas, cojines, una butaca, un cabecero, un sofá o un puf. Así que tanto en el salón, como en el dormitorio, en el comedor o en el recibidor es bienvenido. Las pasarelas de moda lo rescataron del baúl del olvido y ahora es imprescindible dentro y fuera del armario. Su sofisticación y elegancia son sus puntos fuertes. 

Razones del éxito del terciopelo

  1. El terciopelo combina bien con cualquier estilo decorativo. Más clásico, romántico, moderno, cosmopolita… ya no hay límites.
  2. Y coordina con cualquier material. Lacas en ambientes contemporáneos. Maderas, naturales o tratadas, aclaran su tono, lo complementan, ponen la nota chic… y con los metalizados (dorados, plateados o cobrizos), son la pareja más glamurosa.
  3. Sucumbir a su suavidad es sencillo. Al pasar la mano las fibras de este tejido abrazan. Imagina el placer de sentir esa suavidad al sentarte en una butaca.
  4. Su brillo acapara miradas a primera vista, así que basta con incorporar a tu decoración un mueble aterciopelado para que todo el mundo se percate del cambio. Y ese brillo aporta elegancia y distinción en cualquier ambiente.
  5. Actualmente, los fabricantes de telas han incorporado tratamientos antimanchas a tejidos de terciopelo que hacen que sea más fácil su limpieza y mantenimiento.
  6. Los colores son brillantes y vibrantes. Desde los más oscuros e intensos hasta los tonos pastel. Juega con el color según el efecto que quieras conseguir. 
Mix en terciopelo
1/10

Mix en terciopelo

El interiorista Jean Porsche usa el terciopelo en el salón en sofás, cojines y pantallas de lámparas enteladas. 

Fuente: Jean Porsche 

Sofá joya de terciopelo
2/10

Sofá joya de terciopelo

Ya sea una pieza de diseño vintage, un clásico del diseño o un sofá de líneas minimalistas, tapizarlo en terciopelo es un acierto.

Fuente: Pepe Peñalver

Terciopelo en el comedor
3/10

Terciopelo en el comedor

Alrededor de la mesa, sillas o sillones tapizados. Una oda al color.

Fuente: Manuel Cánovas en Gastón y Daniela

Terciopelo en el rincón de lectura
4/10

Terciopelo en el rincón de lectura

En amarillo mostaza, para que no pase inadvertida. Una butaca que acapara miradas en el rincón de lectura o en la zona de tertulia. 

Fuente: Att Pynta

La diva, el terciopelo
5/10

La diva, el terciopelo

Una chaise longue por la que suspirar.

Fuente: Gancedo

El terciopelo como protagonista
6/10

El terciopelo como protagonista

El cabecero en el dormitorio es un elemento que se entrega al terciopelo.

Fuente: Marianella Rathgar

En la variedad está el terciopelo
7/10

En la variedad está el terciopelo

¿En qué color imaginas el terciopelo? Tienes todos los que quieras para elegir. 

Fuente: Casamance

Lo clásico se escribe en terciopelo
8/10

Lo clásico se escribe en terciopelo

Tonalidades oscuras, estampados maxi y líneas que evocan el pasado. También en terciopelo. 

Fuente: Osborne & Little

Ambiente de diseño con terciopelo
9/10

Ambiente de diseño con terciopelo

Ya no extraña ver un mueble tapizado en terciopelo en un salón moderno o incluso una butaca de línea retro en un espacio contemporáneo. 

Fuente: Archer Interiors

Retro feat terciopelo
10/10

Retro feat terciopelo

Terciopelo en un azul verdoso subido de tono para el sofá y cuadros. Este salón tiene sabor retro.  

Fuente: KA International